Empresas del continuo

Abengoa extiende el plazo a la Junta de Andalucía para que busque otra vía de financiación

La compañía sevillana prorroga el plazo para que la Junta aporte hasta 35 millones al 23 de octubre, tal y como adelantó finanzas.com esta mañana. El objetivo de Abengoa es que el Gobierno andaluz logre inyectar la liquidez a través de avales públicos del ICO o la SEPI.

Gonzalo Urquijo, presidente de Abengoa

Abengoa quiere el apoyo de la Junta de Andalucía al plan de reestructuración con la intervención de un organismo público que facilite al Gobierno de Juanma Moreno la inyección de hasta 35 millones de euros con la que evitar que el rescate fracase.

¿Qué más leer?

Abengoa. Los minoritarios inician contactos con directivos tras la negativa de Urquijo

Fuentes de la negociación informan finanzas.com de que el objetivo de esta propuesta es que el Ejecutivo regional no encuentre restricciones legales o posibles problemas judiciales para su participación en la reestructuración.Tal y como informó finanzas.com, la ingeniera comunicó a la CNMV que el plazo se ampliaba hasta el 23 de octubre.

Por ello, encima de la mesa de negociación está la opción de que el Gobierno andaluz acuda a un organismo público de crédito, como el ICO o la SEPI, al cual solicitar el montante con el que, según el plan publicado por Abengoa, la Junta se había comprometido con la compañía.

La Junta modula su postura

El equipo de Gonzalo Urquijo responde con esta fórmula a las reticencias de la Sevilla de formar parte del acuerdo al esgrimir motivos de transparencia y seguridad jurídica.

¿Qué más leer?

Abengoa. La Junta de Andalucía cambia de postura y podría superar los 20 millones en ayudas

El cambio por el cual se entiende esta decisión se produce tras el giro del Gobierno del PP y Ciudadanos con las declaraciones del vicepresidente andaluz, Juan Marín.

Marín manifestó esta semana que los servicios jurídicos estaban estudiando la manera con la que ayudar a la compañía y que la situación actual de una empresa que emplea a más de 2.500 trabajadores en la región era del anterior consejo de administración.

Guiños como el hecho de confirmar que la comunicación entre la Junta y Abengoa era permanente, también facilitan que se abra otra vía con la que sostener a la sociedad receptora de la reestructuración, Abenewco 1.

Los ojos fuera de la banca

La maniobra de la dirección de Abengoa aleja la mirada sobre la banca acreedora pues se especulaba con la posibilidad de que fuesen las entidades participantes del rescate, a su vez bonistas y accionistas, los que aportasen los mínimos, 20 millones de euros.

De este modo, Abengoa insiste en que es la Junta de Andalucía el último actor que debe dejar su rúbrica en el acuerdo con el ICO, la banca, los accionistas, los bonistas y los proveedores. Y es que Abengoa cuenta ya con un 85% de suscripciones a su plan de futuro.

Un plan que tardó meses en fraguarse y que culminaría con la tercera reestructuración del grupo en cuatro años.

La disolución de la antigua Abengoa queda pendiente

La viabilidad de Abenewco 1 no implica la salvación de la antigua Abengoa. Dicha sociedad continúa estando en causa de disolución por un pasivo de 153 millones de euros según los últimos datos ofrecidos por la sociedad.

¿Qué más leer?

Abengoa tendría que convocar junta de accionistas antes del 16 de octubre

La dirección pretende evitar su disolución con un plan de adhesiones a esa remanente para proveedores y acreedores que debe tener una aceptación mínima del 96%.

Por el momento, se desconoce es el volumen de adhesión al programa y quienes están detrás de él. En caso de alcanzar el objetivo, la antigua Abengoa tendría una participación del 2,7% en Abenewco 1.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.