Pistas para desenmascarar a los criptochiringuitos

Invertir en criptomonedas sin caer en estafas exige fijar la atención en ciertos elementos clave, como explica la revista Inversión en su último número

El crecimiento desorbitado del sector de las criptomonedas en los últimos años generó tanta fascinación entre parte del gran público, como escepticismo entre otra amplia mayoría.

Razones para desconfiar, además, no le faltaron al segundo grupo durante el primer semestre de 2022, periodo en el que salió a la luz la escasa fiabilidad y liquidez de algunas grandes empresas internacionales que terminaron quebrando, como Celsius o terra, e incluso locales, como 2gether.

Publicidad

La expansión del criptomercado también generó el advenimiento de oportunistas dispuestos a hacer su particular agosto, explotando la falta de conocimiento respecto al sector de que continúa reinando entre parte de la sociedad.

Por todos estos motivos, la revista Inversión quiso dedicar su número 1.299, publicado el 9 de septiembre, para ofrecer unas guías que permitan diferenciar entre las herramientas de inversión fiables y las que no, y cómo dar los primeros pasos de forma segura en el sector de las criptodivisas.

Unas guías que los responsables de la publicación también desgranaron en el podcast de finanzas.com dedicado a las criptomonedas, La Mina, en cuyo último episodio se debatió sobre las principales banderas rojas a detectar a la hora de decidir dónde depositar el dinero.

La falta de regulación de las criptomonedas

Una de los primeros puntos a tener en cuenta a la hora de invertir en criptomonedas es que, al contrario de lo que piensa una gran mayoría de la sociedad española, este no es un sector regulado y, por tanto, escapa del control de organismos supervisores, como la CNMV o el Banco de España.

"Una encuesta de la CNMV advierte de que el 40 por ciento de inversores españoles en criptodivisas piensan que es un mercado regulado y supervisado. Eso ya es un punto de partida muy peligroso [...] Esa confusión ya lleva a este mercado por muy mal camino", explicaba Alejandro Ramírez, director de la revista Inversión.

Publicidad
Publicidad

Ante esta falta de regulación, los participantes de la charla destacaban que era importante no fiarse exclusivamente de muletillas por parte de las empresas en las que se destaque el registro en una u otra institución, como por ejemplo en el listado antiblanqueo de capital que publica el Banco de España, porque eso no implica que estas entidades estén sujetas a supervisión financiera.

Los participantes del podcast señalaban, además, que esta regulación está en camino, gracias a proyectos como el MiCA europeo, que busca delimitar las reglas del juego en un campo que, hasta el momento, se asemejaba más al salvaje Oeste americano, que a un espacio de seguridad.

"Una buena forma de discernir qué plataformas son de fiar y cuáles no es ver quién está empujando para que el MiCA salga adelante", apuntaba Rafa Ares, copresentador de La Mina.

La importancia de la información a la hora de escoger un proyecto

Una vez esclarecido que invertir en criptomonedas conlleva riesgos más altos que otros vehículos tradicionales, no solo por su falta de regulación, sino por la alta volatilidad asociada al sector, es importante discernir en qué proyectos se quiere invertir.

Para ello, una buena forma de hacerlo es revisar minuciosamente los white papers, o libros de fundación de las distintas criptomonedas, en los que no solo se explica el objetivo de un token o criptoactivo, sino que también se proporciona información clave sobre la empresa a cargo de los mismos.

Publicidad

Y si en la estructura de contratación de la empresa predominan los comerciales, y escasean los puestos técnicos, por ejemplo, habría que encender las alarmas.

María Gómez Silva, redactora de finanzas.com y la revista Inversión, también incidía durante el podcast sobre una prueba del algodón bastante efectiva para comprobar si, al margen de la fiabilidad de una empresa, esta tiene liquidez.

"Una idea es retirar los beneficios y dejar el principal invertido. Porque si ves que te empiezan a poner pegas, a retrasarse en la devolución del dinero... habría que hacer saltar todas las alertas y, por supuesto, denunciar", relataba.

Huir de falsas promesas de éxito

Esta separación del grano y la paja mediante un estudio previo del proyecto qué pretende vender una criptomoneda, o una empresa que asegure que puede proporcionar una rentabilidad desorbitada, es importante porque puede ayudar a prevenir de estafas.

Las estafas en el mundo de las criptomonedas llegan, principalmente, de dos maneras. A través de empresas que piden dinero para invertir en nombre de sus usuarios, y de academias que prometen enseñar "cómo hacerse rico en cuestión de semanas", en vez de a entender cómo funciona la tecnología subyacente a las criptodivisas y su aplicación en el sector financiero.

Publicidad

En ambos casos, no obstante, es importante recordar una premisa clave, subrayaban en el podcast de finanzas.com: "Cuando alguien promete duros a pesetas, hay que sospechar".

"Es mejor invertir directamente en las criptodivisas a través de tu propio wallet. Si alguien te dice que les des el dinero, que invierte por ti gracias a un algoritmo, por ejemplo, y que te va a dar una rentabilidad X, lo mejor es descartarlo", se matizaba durante el debate.

"Los trucos de los chiringuitos financieros de toda la vida ahora se han reconvertido en los criptochiringuitos porque han visto la oportunidad y utilizan las mismas herramientas de siempre, que vas a ganar mucho dinero, que ellos tienen la clave del éxito... Y si uno es millonario, ¿por qué iba a compartirlo?", concluían.

Así pues, para comenzar a invertir en criptomonedas, hay que tener muy claros los riesgos del mercado, informarse debidamente de dónde se va a depositar cada euro, y escapar de las utopías de lujo y dinero fácil que tan recurrentemente se asocian a inversiones de dudoso recorrido.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de