El oro se resiste a ceder su trono al bitcoin

El oro mantiene su papel como reserva de valor a pesar del empuje de las criptomonedas

No hay consenso en el mercado. Los inversores se encuentran divididos sobre el papel del bitcoin como valor refugio y si, finalmente, la criptomoneda desplazará al oro como reserva de valor, aunque de momento la balanza se inclina a favor del metal precioso.

Los últimos en posicionarse han sido los analistas de Goldman Sachs, que creen que el bitcoin podría llegar hasta los 100.000 dólares si el mercado terminara confiando en la divisa digital como reserva de valor si “hipotéticamente aumentara un 50 por ciento esta percepción para los próximos cinco años”, alcanzando ese nivel y ofreciendo un rendimiento anualizado sobre el 17 por ciento.

Publicidad

El oro experimentó un gran año en 2020 cuando estalló la pandemia. Los inversores acudieron al metal precioso buscando refugio ante la incertidumbre, lo que llevó a la onza a superar los 2.000 dólares y anotarse una revalorización del 19 por ciento.

En cambio, durante 2021 no pudo replicar esta evolución a pesar de la creciente subida de precios y registró un descenso de casi el 4 por ciento.

Entre tanto, el bitcoin y el resto de criptomonedas vivieron 2020 como el año del boom y 2021 el año de la consolidación. La mayor moneda digital se anotó en 2020 una revalorización del 316 por ciento, para anotarse un 58 por ciento en 2021 y cotizar en torno a los 48.000 dólares, lejos de los máximos de noviembre de 2021.

Publicidad

Una larga tradición la del oro

Muchos analistas confían en el oro como valor refugio. Especialmente son optimistas de cara a 2022.

Por ejemplo, OFI AM prevé que el oro supere los 2.000 dólares/onza en 2022 por dos motivos fundamentales: Por un lado, la subida esperada de la inflación en el largo plazo, y las compras de oro por parte de los bancos centrales: la India, Singapur, Serbia y Tailandia han aumentado sus posiciones. Al mismo tiempo, las importaciones de oro en China a través de Hong Kong crecen considerablemente, hasta el nivel más alto desde junio de 2018.

Publicidad

La gestora sostiene que durante el año pasado la onza se vio penalizada por la confirmación de Jerome Powell, al frente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, que empujó a la baja los temores inflacionistas más que los tipos nominales. Esto provocó una fuerte recuperación de los tipos reales, lo que penalizó al metal amarillo.

Además, el recrudecimiento de la pandemia podría también dar impulso al oro como reserva de valor, tanto si hay nuevas restricciones, que obligaría a los bancos mantener políticas acomodaticias, como en el caso de que siga la recuperación de la economía, lo que daría impulso a la inflación.

De hecho, Invesco ha señalado que se ha comportando muy bien el oro en periodos de volatilidad y han ofrecido una rentabilidad anual del 10 por ciento en los últimos 20 años.

Además, juega a favor del oro el que no tiene competencia, como ocurre con el bitcoin, ya que el universo de criptomonedas es muy amplio y cada vez aparecen nuevas.

Publicidad

Argumentos que penalizan al bitcoin

Hay otros analistas que se apoyan en argumentos en contra del bitcoin. El principal está relacionado con que la divisa digital supera en riesgo a otros activos financieros “debido a la falta de transparencia de los mercados donde se negocian así como la falta de liquidez”.

También explican que no hay motivos que apoyen tanto las subidas como las caídas salvo el revuelo y la pura especulación, lo que le aleja de los inversores conservadores y de la posibilidad de atraer a nuevos inversores.

El hecho de que Grayscale Bitcoin Trust (un fondo que invierte y rastrea el precio del bitcoin) no reciba entradas adicionales durante las próximas semanas pondría en duda la idea de que los inversores se hayan embarcado en una tendencia de "adoptar bitcoin como oro digital en sustitución del oro tradicional como inversión a largo plazo".

Finalmente, tampoco han tenido éxito los ETF lanzados sobre futuros del bitcoin. El Proshares Bitcoin Estrategy ETF, que se anota una caída del 30 por ciento desde su lanzamiento a finales de octubre.

Publicidad

Argumentos a favor del bitcoin

La adopción de un mayor uso del bitcoin sería uno de los argumentos que utilizan los analistas que ven a la criptomoneda como valor. Salvador ha sido el país en adoptarlo y Tesla anunció que aceptaría los pagos a través de bitcoin.

A ello se suma que, ante el interés de los inversores, las grandes gestoras han comenzado a incorporar a los criptoactivos en sus fondos de inversión.

La diferencia de rentabilidad entre el oro y el bitcoin sería otro de los argumentos. Desde Bloomberg muestran cautela y avisan de que es imposible saber con certeza si se trata de una simple coincidencia o el inicio de una rotación que tendría un impacto profundo en el mercado de las criptomonedas y los metales preciosos.

En portada
Publicidad
Noticias de