Renta variable

La crisis del petróleo se prolongará más allá de la pandemia

El presidente ejecutivo de British Petroleum, Bernard Looney, asegura que el oro negro podría haber llegado ya a su “pico de demanda” si disminuye la necesidad de viajar

El nuevo presidente ejecutivo de British Petroleum, Bernard Looney, asegura que el oro negro podría haber llegado ya a su “pico de demanda” si disminuye la necesidad de viajar

El temor a que la crisis del crudo perdure más allá de la pandemia de coronavirus persiste en el sector. El nuevo presidente ejecutivo de British Petroleum (BP), Bernard Looney, aseguró que el oro negro podría haber llegado ya a su “pico de demanda”.

Y es que el confinamiento ha mostrado la viabilidad del teletrabajo gracias a la tecnología, lo que podría conllevar una reducción en la necesidad de viajar y, por lo tanto, menos consumo de petróleo, según explicó el dirigente en una entrevista con Financial Times.

¿Qué más leer?

La pandemia dará el impulso definitivo a la inversión sostenible

Durante estos meses, las prohibiciones de viaje y los bloqueos han reducido el consumo un tercio respecto a los niveles anteriores a la crisis, que eran aproximadamente de 100 millones de barriles por día. Y es probable que, una vez que el confinamiento llegue a su fin, “el petróleo tenga menos demanda”, aseguró Looney 

La petrolera británica perdió el 66% de su beneficio en el primer trimestre, por lo que se vio obligada a conservar el efectivo. La compañía emitió miles de millones de dólares en deuda, recortado el gasto y retrasado las aprobaciones de proyectos para preservar los pagos de dividendos.

Cambio en el modelo de negocio 

A la crisis de Covid-19 la industria petrolera tiene que sumar otros problemas a los que enfrentarse en los próximos años, como el cambio de modelo energético y la transición ecológica.

La firma británica se ve golpeada por la crisis del petróleo justo cuando busca revisar su modelo de producción a largo plazo puesto que, en unos años, las empresas de combustibles fósiles estarán obligadas a asumir más responsabilidad para evitar el cambio climático.

Looney aseguró que la pandemia ha reforzado su "convicción personal" en la necesidad de cambiar la estrategia. Así, se espera que BP invierta más en energía baja en carbono y menos en hidrocarburos como parte de un nuevo compromiso de convertirse en una compañía neta de emisiones cero para 2050. Una responsabilidad que también adquirirán otras empresas como Repsol.

¿Qué más leer?

Ocho víctimas de la caída del petróleo (y cuatro ganadoras)

El presidente ejecutivo señaló que a medida que los precios del petróleo se hundían, los proyectos de energía renovable pudieron atraer fondos. "Es el modelo cada vez más respetado y admirado por los inversores, ya que es resistente y tiene un perfil de riesgo diferente", afirmó.

La junta directiva de la compañía pretende presentar un enfoque renovado en su reunión anual este mes. En el encuentro del año anterior los inversores exigieron objetivos sobre emisiones y una mayor divulgación sobre cómo el negocio se alineará con los requisitos climáticos de Europa, señala el Financial Times.

Por el momento, se desconoce cuál será la estrategia a seguir por BP, cuyo valor en bolsa ha caído a un mínimo de 24 años. Según apunta el periódico londinense, los analistas se preguntan si su pesada carga de deuda, una de las más altas del sector, permitirá el tipo de cambio que busca Looney.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses