Renta variable

Inaudito. El coronavirus podría cerrar las bolsas mundiales

El coronavirus podría cerrar las bolsas mundiales en unas semanas, según opinan en Julius Baer. Ni siquiera se llegó a este extremo con la Segunda Guerra Mundial.

Bolsa de Nueva York. El coronavirus podría cerrar las bolsas mundiales

Los gobiernos y los bancos centrales mundiales han desplegado todo un arsenal para frenar la expansión del coronavirus , pero la situación es tan grave y los desplomes bursátiles tan intensos que no se puede descartar que pueda haber “un cierre global de los mercados financieros en unas pocas semanas”, dice Yves Bonzon, CIO de Julius Baer.

Según comenta este experto, la situación es tan extrema que no se puede descartar el cierre de las bolsas, para que se reabran una vez que la epidemia esté bajo control. Eso sí, cuando esto suceda, Bonzon cree que se podría producir un gran rebote, por lo que llama a que los inversores tentados en capitular se piensen las cosas dos veces.

Las decisiones tomadas por los gobiernos americanos y europeos se encadenan a un ritmo frenético. Por un lado, las medidas de contención para frenar la curva del virus COVID-19 han hundido las economías desarrolladas en una recesión inevitable.

Bonzon añade que se comenta que “incluso durante la segunda guerra mundial las fábricas no cerraron y las tiendas permanecieron abiertas, por lo menos parcialmente”. Y este es un escenario muy diferente al que se puede ver ahora mismo en España o Italia, los dos países más golpeados por el brote, que han aprobado unas drásticas cuarentenas.

La situación es tan extrema que no se puede descartar el cierre de las bolsas, para que se reabran una vez que la epidemia esté bajo control

En su opinión, “el shock externo del COVID-19 resulta mucho más contagioso para la economía global, especialmente por las medidas administrativas que los gobiernos tienen que tomar para impedir que los sistemas de salud colapsen”.

Por supuesto, durante la Segunda Guerra Mundial, el mundo no estaba tan globalizado como hoy en día y los mercados financieros eran mucho más rudimentarios. Aunque precisamente por eso, también resultaban más fáciles de estabilizar.

Estalla la deuda

Por si fuera poco, nuestro sistema financiero se halla más “apalancado”, se lamenta Bonzon, lo que hace que esté muy expuesto a un shock deflacionario, que conduciría a una reacción en cadena y a una liquidación desordenada de la deuda. “Se produciría una profunda deflación que amenazaría a las democracias”, sentencia el experto del banco suizo.

Según Bonzon, una respuesta pasaría por aplicar la Teoría Monetaria Moderna (Modern Monetary Theory) que haría que las políticas fiscales actúen de acuerdo con las monetarias. Básicamente, lo que propone este experto es que los bancos centrales inyecten directamente dinero al sector privado.

Respecto al papel del Banco Central Europeo y el Banco de Japón, que han decidido no rebajar los tipos de interés, Bonzon opina que es lo acertado.” Se sabe que las tasas negativas dañan el sistema bancario. No debemos crear un problema de oferta de crédito cuando la demanda de crédito se está contrayendo”, recalca este experto.

Finalmente, Bonzon califica las medidas fiscales tomadas hasta ahora de “modestas y vagas”, por lo que pide más esfuerzo en este aspecto para avanzar en la contención del virus. “La velocidad es la clave de todo”, remacha el economista del banco suizo.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.