Renta variable

Pánico en los mercados. Los inversores pierden la fe en los políticos

Las bolsas registran caídas históricas. El IBEX 35 pierde un 14%

Bolsa de Madrid./ EFE

Los mercados han dictado sentencia. Los inversores no confían en las medidas de los políticos para frenar el impacto del coronavirus. Trump, primero, Christine Lagarde después y finalmente Pedro Sánchez han conseguido lo que el 11-S o la crisis financiera no consiguieron: la mayor caída de las bolsas de la historia.

Eran 24 horas decisivas para conocer si las medidas de los gobernantes a ambos lados del Atlántico estaban a la altura de un desafío como el que el coronavirus supone para la sociedad. Wall Street esperaba un contundente paquete de medidas fiscales que finalmente no llegó. La decisión de Trump de suspender los vuelos con Europa tampoco impresionó a los inversores.

Europa confiaba en que Christine Lagarde entrara hoy en acción, que repitiera lo que en 2012 hizo su predecesor en el cargo Mario Draghi cuando dijo que haría "todo lo necesario" para salvar el euro. Pero la presidenta del BCE ha disparado con balas de fogueo. Y, además, puso la pelota en el tejado de los gobiernos. “Deben ser ellos y todas las demás instituciones políticas las que deben tomar medidas oportunas y específicas para abordar el desafío de salud pública de contener la propagación del coronavirus y mitigar su impacto económico", señaló.

Los inversores esperaban un recorte de los tipos de interés y de la facilidad de depósito y las inyecciones de 120.000 millones de euros durante 2020 se les quedaron cortas. En concreto, porque no recortar los tipos significa asumir que este tipo de medidas han perdido efectividad en el contexto actual.

El tercer jarro de agua fría fue el discurso de Pedro Sánchez en el anuncio del paquete de medidas para hacer frente al coronavirus. Dubitativo, inconcreto en la mayoría de las ocasiones, provocó la estampida final de los inversores. Un gobierno dividido, con una pésima gestión de la crisis del coronavirus, con decisiones irresponsables como impulsar y autorizar la manifestación del 8-M cuando conocían que el virus estaba fuera de control, necesita algo más para recuperar la confianza de su país.

En cuatro meses, los 6.000 puntos

Si durante la crisis financiera el IBEX 35 tardó cuatro años en tocar los 6.000 puntos, con la aparición del brote de coronavirus y su propagación a nivel mundial ha tardado tan solo cuatro semanas. Tras semanas de caídas y sin llegar a alcanzar el rebote, el selectivo español aterrizó hoy en los 6.390,90 puntos y perdió el 14,06%. En total, en tres semanas se ha dejado un 36% de su valor.

Pero, lo peor es que ya no se sabe dónde podría quedar el suelo, tras la caída de hoy. El IBEX 35 ha perdido de sobra los soportes donde se pararon las caídas del Brexit y, ahora el próximo soporte relevante hay que buscarlo en la zona de los 5.900 puntos, que es donde se frenó el selectivo con la crisis de la deuda de 2012, en la que España bordeó el rescate. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses