La renta fija deja en evidencia a Kellogg's y el plan para dividir sus negocios

Los planes de Kellogg's para segregarse en 3 empresas ponen en alerta a S&P y Moody's, que ven riesgos para la deuda con la futura partición de los negocios

El anuncio de la división del grupo Kellogg's en tres empresas claramente diferenciadas espoleó la cotización de sus acciones en la última semana, pero no generó el mismo entusiasmo entre las agencias de calificación crediticia.

A raíz de la decisión de escisión de Kellogg's, comunicada al mercado el pasado 21 de junio, los títulos de la compañía crecieron cerca de un 5 por ciento, elevando su precio hasta un rango ligeramente superior a los 70 dólares, que marcan el techo de su cotización en los dos últimos años.

Publicidad

El precio objetivo de sus acciones, asimismo, recibió pequeñas mejoras de sus perspectivas, como las otorgadas por Goldman Sachs, Evercore y JP Morgan, a pesar de que la primera y segunda mantuvieron sus recomendaciones neutrales respecto a las mismas, y la tercera reiteró su consejo de venta.

El repunte del optimismo bursátil que se respiraba en torno a Kellogg's, en cambio, se deshinchó en el mercado de renta fija, donde tanto Moody's como Standard & Poor's hicieron sonar las alarmas ante un movimiento que ven como un posible acelerador del riesgo para su deuda.

Kellogg Comp (K)Kellogg Comp (K)

-1,22-1,68 %
71,52

Publicidad

Un Kellogg's a tres velocidades

De acuerdo a la propia Kellogg's, su fragmentación en tres cotizadas independientes se llevará a cabo para que cada una de estas empresas esté "mejor posicionada para desarrollar todo su potencial autónomo", pudiendo así cada compañía fijar un mayor enfoque propio que les permita "dirigir mejor sus recursos hacia sus distintas prioridades estratégicas".

La premisa del plan convenció a gran parte del mercado, que veía en la diversificación de negocios una gran oportunidad para explotar el potencial de su división especializada en productos veganos y vegetarianos, y valoraba positivamente la separación entre la división de cereales norteamericana y la de snacks y cereales internacionales, para que cada una obtuviera una valoración individual más pertinente.

Publicidad

El problema, no obstante, es que la mayoría de expertos consideraba que estas valoraciones individuales de cada empresa serán mucho mejores para la división de snacks y cereales internacionales, que abarcará marcas como Pringles y Pop-Tarts, que para las empresas dedicadas a los cereales norteamericanos y a los productos veganos, con marcas como Froot Loops, Special K, y MorningStar Farms entre sus porfolios.

La agencia de calificación crediticia, Moody's, coincidía en esta valoración, y este era precisamente el motivo para alertar sobre los riesgos implícitos sobre la deuda de Kellogg's en una futura partición de sus negocios.

"La escisión de Kellogg's diversifica sus negocios, pero es negativa para el crédito si las políticas financieras no son más conservadoras", apuntaba Moody's en su informe de valoración respecto a los planes de la compañía alimentaria.

La división de cereales puede lastrar la escisión

"La escisión reducirá los ingresos en aproximadamente 2.400 millones de dólares para el negocio de cereales, y en 340 millones de dólares para el negocio de alimentos de origen vegetal", afirmaba Moody's en su informe.

"Esta eliminación de beneficios es negativa desde el punto de vista crediticio, a pesar de que las empresas resultantes tendrán una buena escala y perspectivas de crecimiento, con unos 11.400 millones de dólares de ingresos y 2.000 millones de dólares de ebitda en el caso de la división de snacks, según las estimaciones iniciales de la empresa", añadía.

Publicidad

Sobre la base de estos datos, la hipótesis de Moody's partía de que Kellogg's "tomará medidas para preservar métricas crediticias que sean coherentes con su calificación Baa2, dado el perfil de negocio previsto", a pesar de lamentar que el grupo alimentario "no ha detallado completamente sus políticas financieras posteriores a la escisión".

La agencia de calificación, por tanto, recordaba que hasta que no se disponga de los estados financieros de la escisión y se asignen completamente los costes entre los negocios, "no se sabrá cómo se comportarán las métricas financieras de las empresas resultantes, o el flujo de caja libre disponible para financiar el crecimiento".

Los analistas de Moody's, sin embargo, sí advertían de que "queda por ver si la pérdida de efectivo del negocio maduro, pero estable, de los cereales norteamericanos, perjudicará la capacidad de invertir y financiar el crecimiento del negocio de los snacks".

Publicidad

S&P revisa las perspectivas de Kellogg's a la baja

Esta alerta de Moody's sobre la fragmentación de Kellogg's en tres empresas con previsiones de crecimiento significativamente distintas la reprodujo también Standard & Poor's.

La agencia, de hecho, fue un paso más allá y redujo las perspectivas crediticias de la compañía de estables a negativas, "ante la posibilidad de una calificación más baja en los próximos 18-24 meses, si se produce la transacción".

"Aunque la intención del grupo Kellogg es liberar el valor de sus diversos negocios persiguiendo distintas prioridades estratégicas y de asignación de capital, la empresa se convertirá en un actor de menor escala en la industria de los alimentos envasados, y perderá cierta diversificación de productos", valoraban desde S&P.

"Además, el margen de ebitda de la empresa, de alrededor del 17 por ciento para los 12 meses terminados el 2 de abril de 2022, ha quedado rezagado con respecto a sus pares de alimentos envasados de marca, que suelen tener un margen ebitda de alrededor del 20 por ciento o más", añadía el análisis de la agencia de calificación.

Los expertos de S&P, por tanto, concluían que, "si bien el negocio de cereales en Norteamérica ha perjudicado el crecimiento de los ingresos y los márgenes de la empresa, su capacidad para gestionar eficazmente las escisiones con un mínimo de desajustes y disinergias del negocio, y mejorar los márgenes de la división de snacks, son riesgos".

Publicidad

Así pues, las agencias de calificación crediticia necesitan más datos antes de emitir un veredicto definitivo sobre la partición de Kellogg's, pero se ponen alerta ante la operación, rebajando el buen ánimo proveniente del mercado de renta variable.

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Linkedin | Facebook | Flipboard | Telegram | Instagram

En portada
Publicidad
Noticias de