Renta fija

Amazon exhibe músculo y se financia a tipos de risa

El gigante del comercio electrónico Amazon coloca bonos a tres años a un mínimo de 40 puntos básicos

Amazon puede ser acusado de monopolio por parte de la Unión Europea

El gigante del comercio electrónico Amazon sigue exhibiendo músculo en medio de una pandemia que ha puesto contra las cuerdas a la economía mundial.

Además de cotizar en máximos históricos, en contraste con las caídas del 10% que se anota la bolsa americana, realizó una subasta de deuda en la que se ha financiado a tipos de risa.

En concreto, Amazon logró colocar 10.000 millones de deuda a mínimos de tan solo 40 puntos básicos para los bonos a tres años. Como referencia, España se financia a 5 puntos básicos a ese mismo plazo, pero hay que tener en cuenta que estamos hablando de un estado soberano.

Asimismo, la gran demanda lograda en la subasta permitió a Amazon colocar deuda a siete, diez y 40 años también a rentabilidades mínimas, según datos recopilados por Bloomberg.

Amazon no es una compañía que se prodigue por los mercados de deuda. De hecho, hace dos años que el gigante de Internet con sede en Seattle no emitía bonos.

La última ocasión fue en 2017, cuando pidió 16.000 millones de dólares prestados a los inversores para ayudar a financiar la adquisición de Whole Foods Market.

La acción de la Fed permite la financiación barata

Más allá de las conclusiones que caben extraerse sobre la fortaleza de la compañía de Jeff Bezos en esta noticia, también sirve para tomar la temperatura a un mercado de deuda totalmente distorsionado por la acción de la Reserva Federal estadounidense (la Fed).

En concreto, las políticas monetarias de la Fed (incluyendo la compra de bonos corporativos) están sirviendo para que las compañías americanas (y el Gobierno) se financien muy barato, en medio de la crisis provocada por el coronavirus.

¿Qué más leer?

Amazon creará una planta de energía solar en Sevilla en 2020

Y eso, a pesar del incremento de la oferta de deuda: en 2020, las compañías con calificación ‘investment grade’ han emitido deuda por valor de un billón de dólares a un ritmo vertiginoso.

Y es que Amazon no es la única compañía que está saliendo al mercado en busca de financiación estos días. Ralf Lauren coincidía emitiendo prácticamente a la vez que la plataforma de comercio online.

Reactivación del mercado de deuda en Europa

También en Europa se está reactivando el mercado de deuda tras la volatilidad de marzo, en unas emisiones que están hablando de la buena salud de este mercado.

Por ejemplo, la demanda de una emisión verde de Deutsche Bank logró multiplicar por nueve la oferta, algo que también da muestra de la popularidad que están alcanzando los instrumentos de financiación verde.

En concreto, el banco alemán colocó 500 millones de euros en bonos a seis años a un precio de 167 puntos básicos sobre el mid-swaps benchmark rate.

Repsol también aprovecha el buen momento

España no permanece ajeno a esta tendencia. En concreto, Repsol hizo una subasta de deuda perpetua con gran éxito, al captar 1.000 millones de deuda.

El objetivo de la petrolera es sacar provecho a las buenas condiciones que ahora mismo ofrece el mercado de deuda a las empresas gracias a la acción de los bancos centrales (en el caso de Europa, el Banco Central Europeo, que también está realizando incontables esfuerzos para abaratar la financiación a las empresas y a los gobiernos europeos en medio de la crisis de coronavirus).

¿Qué más leer?

Inditex, Coca-Cola, AVON, Amazon y Danone entre las que no han hecho ERTE por el Covid-19

Esta demanda tan elevada también se debe a que hay muchos gestores de renta fija que han visto en la deuda corporativa el extra de rentabilidad que no les ofrece el papel soberano.

Rafael Valera, socio de Buy & Hold, por ejemplo, tiene en cartera deuda perpetua de varias compañías españolas (sobre todo bancos) para beneficiarse de ese plus de rentabilidad adicional.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses