IBEX 35: malos augurios para BBVA, Banco Santander, Telefónica e IAG

Las previsiones de crisis económica pesan sobre unos valores del IBEX 35 que, a ojos del analista de IG, Sergio Ávila, tienen unas perspectivas negativas a corto plazo

  • 00:00 Introducción
  • 01:44 ¿Hay que mantener la liquidez?
  • 04:53 ¿Son aprovechables los rebotes?
  • 06:32 La mala racha del sector salud
  • 07:57 Banco Santander y BBVA
  • 14:57 Telefónica
  • 18:02 IAG

● Los podcasts de finanzas.com también están disponibles en su app favorita: Apple | Google | Ivoox | Spotify | Youtube

Publicidad

Crónica relacionada con el podcast

El mal dato de inflación que se hizo público en los Estados Unidos a mediados de septiembre hurgó aún más sobre la herida de un mercado que lleva trazando una tendencia bajista global desde inicios de año, provocando que, desde el 12 de septiembre hasta el 28 de septiembre, índices como el IBEX 35 perdieran cerca de un 10 por ciento en su cotización, y cayeran hasta mínimos vistos por última vez durante los peores meses de la pandemia, en 2020.

Este nuevo desplome del mercado se llevó por delante incluso a los valores de referencia en las bolsas, como las blue chips españolas de Banco Santander, BBVA, Telefónica o IAG.

Y a ojos del analista de IG, Sergio Ávila, estas empresas españolas tienen pocas perspectivas de mejorar su rendimiento a corto plazo.

Así lo contó el experto a su paso por el podcast de finanzas.com, que puede verse a continuación, en el que también hizo un repaso exhaustivo al estado de salud del mercado de cara a finales de año.

Publicidad
Publicidad

El rebote del mercado puede ser engañoso

"El sentimiento general (del mercado) es bastante negativo. Habíamos tenido un rebote previo al último informe de inflación de Estados Unidos [...] pero ese dato cambió la perspectiva de todo el mundo, en el sentido de que se volvió a pensar que la inflación iba a ser pegajosa, que se iba a mantener durante más tiempo", explicó Ávila desde el estudio de producción de finanzas.com.

Ante este escenario, el analista de IG señaló que índices de referencia como el S&P 500 "llevan en un rango lateral de tendencia bajista" desde abril de 2022, y que los indicadores apuntan a "un mercado que está bastante sobrevendido, al menos en el corto plazo".

Ávila consideraba que esta sobreventa, por tanto, podría provocar unos cierres de posiciones en corto que deriven en algún rebote del mercado, algo que también podría ocurrir en el caso de que se produzcan sorpresas positivas en las presentaciones de resultados.

A ojos del analista, no obstante, si se quiere invertir en los próximos meses, será importante tener en cuenta dos mantras vitales: que capitalizar ese rebote desde mínimos puede resultar muy difícil por los escasos márgenes de subida que se proyectan, y que un rebote a corto plazo no quiere decir que el mercado vaya a olvidar su tendencia bajista.

"Los sectores que lo estaban haciendo bien y habían aguantado el temporal, como los defensivos, o el de utilities [...] hemos visto ahora, con ese dato de inflación, que han entrado en una fase correctiva fuerte, y hay que esperar a ver si se genera suelo y a que no pierdan soportes relevantes, antes de plantear que sea un sector a tener en cuenta", detalló Ávila.

Publicidad

"El sector energético, las petroleras, también lo estaban haciendo bien, pero el mercado ya empieza a descontar que vamos a entrar en una crisis económica, y que eso va a generar una menor demanda de crudo [...] De ahí que ese sector que también estaba haciéndolo bien, ahora esté en una fase negativa", añadió.

El especialista del broker IG, en definitiva, consideraba que todos los sectores incubaron una tendencia bajista en los últimos meses, dada la incipiente apuesta de los inversores por estar en liquidez, y avisaba:

"Vamos a entrar en un periodo económico muy difícil en el que vamos a tener una crisis económica global con, probablemente, aterrizaje duro, y en ese entorno pocas compañías tienden a hacerlo bien".

El espejismo de unas subidas de tipos de interés que beneficien a los bancos

De forma coherente con su perspectiva de un aterrizaje duro para la economía global, la opinión de Ávila era poco halagüeña respecto al futuro de los bancos españoles en un contexto de subidas de tipos de interés.

"Esas subidas de tipos de interés del BCE son beneficiosas en términos de rentabilidad, pero si el mercado descuenta que vamos a entrar en crisis económica, pues le perjudica (a la banca), porque si entramos en crisis habrá menos proyectos de inversión, menos crédito, y eso debería impactar negativamente en sus cuentas" diagnosticó el experto.

Publicidad

En consecuencia, Ávila espera que Banco Santander "siga cayendo más". Un pronóstico que también ofreció para BBVA.

"Yo no sería muy optimista en el medio plazo, de momento, porque no hay ninguna pauta que nos indique que debamos ser positivos con la banca", sentenció.

La clave para Banco Santander, desgranó el analista, es que la entidad financiera no pierda la referencia de los 2,32 euros por acción, mientras que en BBVA, los niveles de soporte deben mantenerse por encima de los 4,5 euros.

La caída del consumo puede causar estragos en el IBEX 35

Si este miedo a la recesión económica puede causar estragos incluso en un sector que presuntamente debería beneficiarse de las subidas de tipos de interés, los pronósticos de Ávila para valores como Telefónica e IAG, que forman parte de sectores más expuestos ante una caída del consumo, no eran mucho más optimistas.

"La expectativa de subidas de tipos, y de que el consumo se vea impactado negativamente, pudiendo hacer que ciertos productos más de lujo como pueden ser la televisión y el teléfono, hace que las telecos no pasen por su mejor momento", afirmó el experto.

"A pesar de que Telefónica si valoráramos por fundamentales, podríamos decir que está barata, la situación macro no beneficia a las telecos, y no está entrando dinero", añadió.

Publicidad

Un mal momento que también se extendía hacia aerolíneas como IAG, que a ojos del analista, están pagando ahora tanto la incertidumbre sobre el futuro de la economía, como el alto precio del petróleo. Y todo, después de dejar atrás una pandemia que no parecía tener fin.

"Lo único que podemos plantear que puede servir como aire (para IAG), es que estamos muy cerca de mínimos de 2020, cuando llegó a 0,9840 euros, con lo cual, podría haber un pequeño rebote [...] pero a nivel general, hay poco optimismo en que los viajes puedan tener un gran crecimiento futuro", diagnosticó Ávila.

Las pautas de finanzas.com

Nuestros boletines son valiosos para inversores y líderes financieros. Denos la oportunidad de demostrárselo. Si le decepcionamos: cancele, sin más.
Gracias por su confianza.

En portada
Publicidad
Noticias de