Tesla. Musk orilla a la SEC mientras juega con el dogecoin

Tesla hace frente a problemas legales mientras Elon Musk continúa su hoja de ruta bursátil

Tesla tiene un problema con unos paneles solares bajo investigación en los Estados Unidos, pero los contratiempos no apartan a Elon Musk de su hoja de ruta.

El mandatario de Tesla sigue su plan de venta de acciones para aliviar el pago de impuestos al que debe hacer frente tras ejercer sus opciones sobre la compañía, y continúa polemizando en Twitter con sus juegos relacionados con las criptomonedas.

Publicidad

Tesla debe hacer frente al regulador de los mercados estadounidenses, la SEC, después de que Reuters confirmara la apertura de una investigación por parte de la CNMV estadounidense.

El motivo de esta investigación es una denuncia de un extrabajador que alega que la empresa no notificó adecuadamente ni a sus accionistas ni al público sobre los riesgos de incendio asociados a defectos en los sistemas de sus paneles solares.

Las acciones de Tesla han caído un 7,5 por ciento en los últimos cinco días hasta situarse en los 966 dólares, y un 4,65 por ciento total en el último mes.

Publicidad
Publicidad

Los paneles solares de Tesla

De acuerdo con la información publicada por Reuters, la Comisión de Valores de Estados Unidos reveló la investigación a Tesla como respuesta a una solicitud de información hecha por parte de Steven Henkes.

Henkes es un ex gerente de calidad de campo de Tesla que presentó una denuncia sobre los sistemas solares en 2019, y que reclamaba ahora información sobre el estado de la misma.

De acuerdo a la denuncia de Henkes, Tesla no notificó a sus clientes el hecho de que algunos conectores eléctricos defectuosos podrían provocar fuegos, exponiéndolos a daños personales y de propiedad.

Si bien la investigación abierta alrededor de Tesla y sus paneles solares no implica que la SEC vaya a dar la razón al extrabajador, sí se convierte en una sombra que acompaña a una empresa que ya ha sentido la presión reguladora por sus pruebas de conducción con coches autónomos.

Lo curioso del caso, no obstante, es que el mayor problema judicial para Tesla puede llegar por el proceso de adquisición de la empresa fabricante de estos paneles solares, SolarCity.

Publicidad

Tesla se hizo con SolarCity en 2016 a través de una operación valorada en 2.600 millones de dólares en la que los inversores de SolarCity recibieron 0,11 acciones de Tesla por cada una de sus acciones.

La empresa fabricante de vehículos eléctricos calificó la operación de compra de SolarCity como un acuerdo que daba paso a la creación de "la única empresa de energía sostenible integrada verticalmente del mundo".

Un grupo de accionistas de Tesla que ha presentado una demanda colectiva, en cambio, considera que esa operación se hizo para salvar una empresa con problemas financieros de la que Musk poseía el 22 por ciento, y que había fundado su primo, Lyndon Rive.

JP Morgan también reclama

Si Musk forzó o no a la junta directiva de Tesla para salvar la empresa de su primo está en manos del juez, que no tomará una decisión hasta mediados de 2022.

Lo que es indudable, según las fuentes consultadas, es que la maniobra casa con un empresario conocido por jugar con el mercado y sus empresas a su gusto.

Publicidad

Tanto es así, que JP Morgan se ha sumado a la lista de demandantes de Musk, exigiendo hasta 162 millones de dólares que asegura haber perdido por culpa de un tuit del mandatario.

La denuncia, no obstante, no parece haber descolocado mucho a Musk, que el martes volvió a provocar en las redes sociales y al mundo de las criptomonedas al asegurar que Tesla permitirá que algunos productos de merchandising se puedan comprar con la moneda dogecoin, "y verán cómo va".

El juego de las criptomonedas y las acciones

Inmediatamente después del tuit de Elon Musk, el valor del dogecoin se disparó desde los 0,15 dólares hasta los 0,21 dólares por cada moneda digital con la cara del ya famoso perro japonés, en una subida del 25 por ciento que ha vuelto a estar propiciada por la intervención expresa del fundador de Tesla.

Faltará por ver si la subida del dogecoin se prolonga en el tiempo, o si sufre un nuevo desplome como el protagonizado tras su inexplicable escalada durante este año.

Publicidad

Lo que es seguro es que Musk sigue impulsando su agenda a su antojo, al margen de las complicaciones que salgan en su camino, o en el de Tesla.

En portada
Publicidad
Noticias de