Twitter se enfría, pero mantiene su potencial de crecimiento

El paso al lado del fundador de Twitter, Jack Dorsey, disparó la cotización de la compañía, pero ese entusiasmo se ha sosegado

Cuando el fundador de Twitter y actual CEO de la compañía, Jack Dorsey, confirmó su dimisión el lunes, las acciones de la red social se dispararon hasta un 11,1 por ciento para alcanzar los 51,8 dólares (45,6 euros). La euforia inicial, sin embargo, se enfrió rápidamente, terminando el día con pérdidas del 2,74 por ciento que dejaron los títulos en los 45,78 dólares.

Los títulos de la compañía del pájaro azul han continuado esta tendencia bajista durante la sesión del martes, abriendo la jornada bursátil con una nueva caída del 5,8 por ciento. La pregunta que surge, por tanto, es: ¿Qué ocurrió desde el anuncio hasta ahora para que se desvaneciera la buena recepción de las noticias?

Publicidad

Y la respuesta es que la compañía anunció que el sustituto de Dorsey sería el actual director de tecnología, Parag Agrawal, y los mercados no quedaron entusiasmados con el continuismo de la apuesta, penalizando a una empresa que los analistas siguen valorando por encima de su actual precio.

La muerte anunciada de Dorsey y las ambiciones del nuevo CEO

La figura de Dorsey está menos mediatizada que la de otros gurús tecnológicos como Mark Zuckerberg, Jeff Bezos, o Elon Musk, pero el fundador de Twitter no ha evitado las polémicas a lo largo de una carrera profesional en las que se ha enfrentado a acusaciones externas de dejadez ante la toxicidad de la red social, e internas ante su presunta falta de interés por la empresa.

Hasta ahora, Dorsey compaginaba la dirección de la red social con la de la plataforma de pagos Square, por lo que su salida abre las puertas a un cambio de estrategia dentro de la red social para aumentar su crecimiento, como el propio fundador concedía en una publicación en su perfil.

"Se habla mucho sobre la importancia de que una empresa esté dirigida por sus fundadores, pero a la larga considero que esa postura impone limitaciones y puede llevar al fracaso", afirma el fundador en su mail de despedida publicado Twitter.

Publicidad
Publicidad

Bajo esta convicción, Dorsey asegura que confía plenamente en el nuevo CEO, Parag Agrawal, del que explica que "entiende perfectamente la compañía y sus necesidades, y ha estado detrás de cada decisión vital de la empresa".

De acuerdo a los documentos presentados por Twitter ante el regulador de los mercados estadounidenses, la SEC, Agrawal tendrá un sueldo de un millón de dólares al año, y seguirá participando en el plan de bonificación para ejecutivos de la empresa, con un nuevo objetivo de bonificación del 150 por ciento de su salario base anual.

Twitter concederá a Agrawal, además, acciones restringidas por valor de 12,5 millones de dólares, a las que tendrá acceso progresivo a lo largo de 16 trimestres.

El nuevo CEO, por tanto, sin duda trabajará para que su recorrido directivo en Twitter sea tan fulgurante como su ascenso hasta la fecha, ya que de su crecimiento dependerá una gran parte de su compensación económica.

Él mismo recurrió, de nuevo, a Twitter para confirmarlo, indicando la empresa "había cambiado recientemente su estrategia para alcanzar unas metas ambiciosas".

Publicidad

Las posibilidades de Twitter: del metaverso a una venta

En el horizonte de crecimiento de Twitter se dibujan muchas opciones, y de acuerdo al informe emitido por Mandeep Singh, analista de Bloomberg Intelligence, la salida de Dorsey "puede ayudar a Twitter a acelerar el incremento de sus usuarios y expandir sus anunciantes más allá de las grandes compañías".

Singh opina que "Twitter mantiene un fuerte compromiso con su base de creadores, pero se queda por detrás de rivales como Facebook y Snapchat" tanto en sus ingresos por publicidad, como a la hora de monetizar suscripciones, como sí hace la el boletín de noticias Substack.

Por ello,"dada la mayor exposición de Twitter a eventos deportivos y de entretenimiento en directo frente a otras plataformas", desde Bloomberg Intelligence se considera que Twitter "puede buscar acuerdos y centrarse en asociaciones que mejores su posicionamiento en el metaverso".

Robert Schiffman, también de Bloomberg Intelligence, incluso especula con la posibilidad de que si este horizonte no se consuma, Twitter podría despertar el interés de empresas "mejor valoradas y capitalizadas" que llevaran a la red social al siguiente nivel, como Disney, Amazon, o Alphabet.

"El balance financiero fuerte de Twitter, que se destaca por su liquidez, su flujo consistente de efectivo y por su deuda nominal, puede convertirle en un compañero atractivo para compañías de medios asociadas", asegura Schiffman.

Publicidad

Los analistas del consenso consultado por finanzas.com, mientras tanto, mantuvieron mayoritariamente una recomendación neutral de los títulos de la compañía tras conocerse la salida de Dorsey.

El precio objetivo de las acciones concedido por estos analistas, no obstante, varía entre los 55 y los 80 dólares, un rango que ofrece un atisbo de la capacidad de mejora que tiene Twitter, si el nuevo CEO juega bien sus cartas.

En portada
Publicidad
Noticias de