Los inversores sopesan si las bolsas tienen más recorrido tras el fulgurante rebote

Los inversores se preguntan si queda recorrido en las bolsas después de que las acciones recuperen el terreno perdido desde la invasión a Ucrania. El IBEX 35 logró su mejor racha en 13 meses y Wall Street la más brillante desde noviembre de 2020

Wall Street y las bolsas europeas regresaron con fuerza esta semana después de absorber la tan esperada subida de tipos de la Reserva Federal, lo que deja a los inversores en la tesitura de determinar si las acciones están preparadas para un rebote sostenido o para más turbulencias.

Después de un mes de caídas, el S&P 500 registró su mejor ganancia semanal desde noviembre de 2020, el IBEX 35 logró su mejor racha en 13 meses y las bolsas europeas borrador las pérdidas provocadas por la invasión a Ucrania.

Publicidad

Los inversores aplaudieron una mayor claridad en la política monetaria y una evaluación más alentadora. La decisión de subirse a este rally es una cuestión espinosa en un mercado que todavía se enfrenta a su cuota de riesgos, entre los que destacan la senda de subida de tipos de interés que la Fed desveló el miércoles y la incertidumbre geopolítica por la invasión rusa de Ucrania.

Lo peor podría haber pasado

Sin embargo, algunos grandes bancos creen que lo peor puede haber pasado, por ahora. Los estrategas de UBS Global Wealth Management dijeron el viernes que el ritmo previsto de endurecimiento de la Fed es "consistente con el aumento de las acciones" y aconsejaron a los clientes que siguieran invirtiendo en renta variable.

JPMorgan pronosticó a principios de la semana que el S&P 500 terminaría el año en 4.900, alrededor de un 10% por encima del cierre del viernes, diciendo que los mercados "ya han superado el tan esperado despegue de la Fed, con una política probablemente tan agresiva".

Publicidad

Otros son menos optimistas. La preocupación de que la lucha de la Reserva Federal contra la inflación pueda afectar al crecimiento se hizo patente en el mercado de bonos, donde el aplanamiento de la curva de rendimiento se aceleró tras la reunión de política de la Reserva Federal de esta semana. Una curva de rendimiento invertida, en la que los rendimientos de los bonos del Estado a más corto plazo suben por encima de los de más largo plazo, ha sido un indicador fiable de recesiones pasadas.

Publicidad

La inflación persistente, los precios por las nubes de las materias primas y los escasos indicios del fin de la guerra en Ucrania enturbian aún más el panorama para los inversores, dijo Rick Meckler, socio de Cherry Lane Investments.

Tambores de desaceleración

"Los mercados son más complicados ahora por los tipos de interés, son más complicados por la inflación, y son definitivamente más complicados por la situación rusa", dijo. "Esta semana hubo mucha gente que pensó que habíamos tocado fondo, pero es difícil seguir teniendo precios cada vez más altos sólo por eso".

Muchos también creen que es poco probable que las fuertes ganancias de la semana en las acciones acallen las preocupaciones económicas que avivaron el sentimiento bajista en los últimos meses.

La asignación de los gestores de fondos al efectivo se encuentra en sus niveles más altos desde abril de 2020, según la encuesta mensual de BofA Global Research. El sentimiento bajista entre los inversores minoristas se acerca al 50%, según la última encuesta de la Asociación Americana de Inversores Individuales, muy por encima de la media histórica del 30,5%.

"Lo que más nos preocupa ahora mismo… es realmente la cuestión de si vamos a entrar en recesión o no", dijo King Lip, estratega jefe de BakerAvenue Asset Management.

Publicidad

Ante la posibilidad de un entorno "estanflacionario" de ralentización del crecimiento y aumento de la inflación, la empresa de Lip está invirtiendo en acciones energéticas, materias primas y metales preciosos, como ETFs de oro o acciones mineras de oro.

Cresset Capital Management recomienda a sus clientes infraponderar la renta variable y aumentar su exposición al oro, que se considera un activo de refugio, según Jack Ablin, director de inversiones de Cresset.

"Vemos ciertamente una Fed bastante agresiva que ha hecho de la lucha contra la inflación su prioridad número uno y no necesariamente la protección de los valores del mercado de renta variable", dijo Ablin.

Las acciones resisten tras las subidas de tipos

No cabe duda de que los signos de pesimismo generalizado, como los elevados niveles de efectivo y el sentimiento de desánimo, se consideran a menudo indicadores contrarios que son positivos para la renta variable. De hecho, los fondos de cobertura que sigue BoFA Global Research se apilaron recientemente en acciones cíclicas, que tienden a prosperar cuando el crecimiento económico es fuerte.

"A pesar del debilitamiento del optimismo sobre el crecimiento global, los clientes no parecen estar posicionándose para una recesión", escribieron los estrategas de BoFA.

Publicidad

Históricamente, las acciones han resistido bastante bien los ciclos de subidas de tipos. Desde 1983, el S&P 500 ha obtenido una media del 5,3% en los seis meses siguientes a la primera subida de tipos de la Fed de un ciclo, según datos de UBS.

"El objetivo de la Fed sigue siendo diseñar un aterrizaje suave para la economía", escribieron los analistas de la firma. "Aconsejamos a los inversores que se preparen para unos tipos más altos mientras siguen comprometidos con los mercados de renta variable".

En portada
Publicidad
Noticias de