Lagarde anticipa dos subidas más del precio del dinero

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, no descarta otra subida de 75 puntos básicos en la próxima reunión si la inflación sigue fuera de control

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha señalado que la inflación de la eurozona, que marcó el 9,1 por ciento en agosto, justificaba la decisión de subir este jueves los tipos de interés en 75 puntos básicos, el mayor incremento en su historia, hasta el 1,25 por ciento.

La banquera central también ha señalado que la decisión se ha tomado por unanimidad al ver lo rápido que cambiaban las estimaciones de inflación, “ya que 75 puntos básicos no han estado sobre la mesa durante tanto tiempo y algunos miembros del consejo de gobierno todavía expresaban cautela antes de la reunión”.

Publicidad

Sin embargo, lo que sí ha descartado Lagarde es que este incremento de 75 puntos básicos sea la tónica dominante en las próximas reuniones a pesar de haber explicado que si los datos apuntan a ello, podría haber otra subida de tipos de 75 puntos básicos en la próxima reunión.

Tras estas palabras, los operadores dan un 40 por ciento de probabilidades de que sea así.

Durante la rueda de prensa celebrada con posterioridad a la decisión de tipos, Lagarde ha rechazado las acusaciones de que el BCE está rezagado frente a otros bancos centrales asegurando que "no fue una decisión aislada" y que las tasas seguirán subiendo.

De hecho, ha señalado que para el fin de las alzas de tipos faltan dos subidas más, pero menos de 5.

Publicidad
Publicidad

Normalización monetaria

Durante su intervención, Lagarde ha señalado que la subida de tipos de interés está dentro del proceso de normalización monetaria para describir el camino de las subidas de tipos y evitar una discusión sobre política restrictiva.

Una vez que el BCE haya normalizado los tipos de interés y confíe en que va por buen camino hacia una inflación del 2 por ciento, analizará los datos: "Cruzaremos ese puente cuando crucemos ese puente”, sentenció Lagarde.

En otro orden de cosas, el BCE no ve una recesión este año. Al respecto, Lagarde dice que esto no es parte del escenario de proyección de referencia, aunque sí admite que es parte del escenario a la baja que supone un cierre total de todo el suministro de gas ruso.

El euro, camino de un nuevo mínimo

Durante la rueda de prensa Lagarde también ha tenido palabras hacia el euro. “No apuntamos a ningún tipo de tipo de cambio para el euro. Pero monitoreamos con mucho cuidado y hemos notado la depreciación en relación con una cesta de monedas, pero lo más importante en relación con el dólar... “, ha señalado Lagarde.

La banquera ha continuado señalando que “sabemos que tiene un impacto en la inflación, con un retraso en el tiempo. También tiene efectos directos e indirectos y estamos muy atentos a ellos, pero no apuntamos a un tipo de cambio. No lo hemos hecho y no lo haremos".

Publicidad

A pesar de ello, la moneda única ha registrado un descenso del 0,5 por ciento hasta los 0,9958 dólares.

Nuevas proyecciones

En la reunión de septiembre se han dado a conocer las nuevas proyecciones macroeconómicas de la eurozona.

El crecimiento económico se ralentizará especialmente a partir de 2023. Así, para 2022, la región crecerá un 3,1 por ciento frente a un crecimiento del 2,8 proyectado en junio de 2022.

Para 2023, en cambio, las proyecciones económicas se deterioran y la economía europea crecerá un 0,9 por ciento frente al anterior cálculo del 2,1 por ciento.

Publicidad

También se situará por debajo en 2024, un 1,9 por ciento frente al 2,1 por ciento anterior.

En cuanto a las expectativas de inflación, 2022 y 2023 registrarán cifras por encima del objetivo del BCE.

En este ejercicio, los precios acabarán en el 8,1 por ciento, casi dos puntos más que los cálculos de junio (un 6,8 por ciento) para moderarse al 5,5 por ciento en 2023 y caer hasta el 2,3 por ciento en 2024.

En portada
Publicidad
Noticias de