La UE culmina el cerco a Google, Twitter, Facebook y el resto de gigantes tecnológicos

La Unión Europea aprueba la Ley de Servicios Digitales que obliga a gigantes como Google, Facebook o Twitter a extremar la vigilancia sobre los contenidos y paguen a los reguladores por la supervisión

La Unión Europea (UE), tras más de 16 horas de negociación, acordó dar el visto bueno a la Ley de Servicios Digitales (DSA, por sus siglas en inglés) que exige a gigantes tecnológicos como Google, Facebook, Twitter o Youtube vigilar los contenidos publicados en las plataformas y que paguen una tasa a los reguladores por los trabajos de supervisor para que la ley se cumpla. 

Con esta normativa, la UE termina de estrechar el cerco a la actividad de las grandes tecnológicas respecto a los contenidos calificados por la organización supranacional como ilegales y frenar también la unión existente entre las compañías del sector, principalmente las estadounidenses, para escapar de estas restricciones y pagos. 

Publicidad

“La ley de Servicios Digitales se asegura de que lo que es ilegal fuera de línea también se vea y se trate como ilegal en línea, no como un eslogan, sino como una realidad”, publicó en Twitter la jefa de antimonopolio de la UE, Margrethe Vestager

Prohibición de hacer negocios en la UE 

La DSA contempla que las empresas que incumplan la legislación se enfrenten a multas de hasta el 6 por ciento de su volumen de negocio global y las infracciones reiteradas podrían suponer la prohibición de hacer negocios en la Unión Europea. 

El acuerdo llega casi un año y medio después de que la Comisión Europea (CE) presentara su primera propuesta, diciembre de 2020, en la que se contemplaban obligaciones para las redes sociales y las plataformas en Internet. 

Publicidad

La CE, gracias a la nueva ley, se reserva el derecho de requerir a estas compañías que limiten cualquier amenaza urgente en sus plataformas con acciones específicas que estarán limitadas a 3 meses.

Publicidad

Acceso y veto a los algoritmos 

Además, tanto la CE como los Estados miembros, podrán acceder a los algoritmos de las tecnológicas y se ha establecido un procedimiento de “aviso y acción” nuevo en el que los usuarios podrían denunciar de forma más concisa el contenido que consideren ilegal y las plataformas deberán actuar con mayor rapidez que la actual. 

La DSA incide sobre los “patrones oscuros” y prohíbe a los operadores manipular las elecciones de los usuarios. Es decir, utilizar algoritmos para no llevar a los usuarios a utilizar sus servicios con estrategias como dar más importancia a una opción en particular, o solo ofrecer esa, instando a la elección a través de ventas emergentes que rompen la búsqueda y opción inicial del usuario.

En portada
Noticias de