JP Morgan y Morgan Stanley cortejan a Pfizer

JP Morgan y Morgan Stanley incrementan su precio objetivo sobre Pfizer a doble dígito tras la aparición de ómicron

JP Morgan ha elevado su precio objetivo para Pfizer de cara a los próximos 12 meses más el 26,61 por ciento, hasta los 53 dólares. Morgan Stanley ha hecho lo propio con un incremento del 20 por ciento, hasta los 60 dólares. 

Los dos gigantes de Wall Street dejaron sin cambios sus recomendaciones en “neutral” y “sobreponderar”, respectivamente. 

Publicidad

Los nuevos cambios de precio son superiores al precio objetivo promedio del consenso que recoge Bloomberg y que se sitúa en los 51,33 dólares de cara a un año.

Morgan Stanley y JP Morgan dan aire fresco a Pfizer 

Los títulos ya cotizan por encima de dicho precio, por lo que el potencial de revalorización está ya agotado, pero no lo creen así desde JP Morgan y Morgan Stanley que dan un nuevo espaldarazo a Pfizer por el impacto que la variante ómicron puede tener en las previsiones de venta de su vacuna. 

La farmacéutica estadounidense rebajó su pronóstico de ventas de su vacuna contra el coronavirus para el año que viene hasta los 29.000 millones de dólares desde los 36.000 millones precedentes, aunque ómicron y la sexta ola del coronavirus en el Viejo Continente podría cambiar las previsiones. 

Publicidad

Biontech, el socio de Pfizer en la vacuna, acaba de anunciar que ya está trabajando en adaptar el suero a la nueva variante ante la previsible rápida expansión de ómicron y su posible resistencia a los antídotos actuales.

Publicidad

Pfizer y Biotech pueden tener una nueva vacuna en 100 días 

La nueva versión podría estar lista en 100 días, según un comunicado de Biontech, pues la empresa ya está trabajando en su desarrollo desde el pasado jueves cuando se dio a conocer la nueva variante que podría tener decenas de mutaciones. 

El plazo de tiempo dado por Biontech se produce gracias a que hace meses ambas compañías pusieron en marcha un plan de trabajo para garantizar nuevas versiones de la vacuna en caso de que apareciese una variante que puede capaz de esquivar la vacuna actual. 

Moderna, la otra farmacéutica con una vacuna de referencia contra el coronavirus, también cuenta con una estrategia similar, según detalló su director médico, Paul Burton.

Moderna también apunta a una nueva versión a inicios de 2022 

Moderna también destinó cientos de empleados desde el jueves para analizar la variante ómicron y comenzar a desarrollar una vacuna reformulada en caso de que, como se sospecha, la cepa detectada en Sudáfrica sea capaz de esquivar los sueros que hay en el mercado. 

“Desde principios de 2021 Moderna ha avanzado en una estrategia integral para anticiparse a las nuevas variantes”, señaló Burton. 

Publicidad

Respecto a ómicron, “si tenemos que hacer una nueva vacuna, será a principios de 2022 y la ventaja de las vacunas de ARNm (también usa esta tecnología la de Pfizer y Biontech) es que podemos avanzar muy rápido”, completó Burton.

Moderna también recortó sus previsiones de venta 

Los títulos de Moderna se dispararon más de un 30 por ciento en dos sesiones después de la eclosión de ómicron. Los de Pifzer se mantuvieron estables. 

Eso sí, Moderna también comunicó una rebaja en su previsión de facturación a causa de una menor fabricación de sueros contra el Covid-19 y mientras que los Pfizer solventaron el recorte de guías, los de Moderna se hundieron más de un 40 por ciento en dos sesiones. 

La estadounidense espera ahora cerrar el año con una facturación a terceros entre 15.000 y 18.000 millones de dólares, desde los 20.000 millones que proyectaban al cierre del primer semestre al bajar la horquilla de la producción de la vacuna hasta 700-800 millones de dosis desde las 800-1.000 millones precedentes. 

Publicidad

La subida actual de Moderna desde el viernes pasado se salda con los títulos por encima de las pérdidas tras el recorte de guías a la baja al superar los 315 euros por acción. 

En portada
Publicidad
Noticias de