Blackrock llama a la calma: "Hay que mantener las inversiones"

La gestora de fondos ha apelado a la calma ante la incertidumbre suscitada por la variante ómicron

Ante la preocupación extendida en los mercados de capitales por la aparición de la variante ómicron del coronavirus, Blackrock ha emitido un llamamiento a la calma.

La gestora es consciente de que la nueva cepa del virus y el repunte de casos de Covid-19 en Europa están haciendo mella en las bolsas, pero ha avisado de que "cualquier retraso en la vigorosa reactivación económica actual implica una mayor actividad en el futuro".

Publicidad

Por ello, en un contexto de mercado donde se ha producido una oleada de ventas en los activos de riesgo, con los inversores huyendo de sectores como el turístico para refugiarse en la renta fija, Blackrock aconseja "mantener las inversiones".

Blackrock sigue priorizando la renta variable

Blackrock ha emitido esta recomendación admitiendo su preocupación por "los estragos que podría causar en la población" la nueva variante del virus, a la vez que espera tener nuevas restricciones de la actividad en el horizonte.

"La nueva cepa del virus podría provocar rebajas en las previsiones de crecimiento y un empeoramiento de la predisposición al riesgo, además de afectar de manera importante a los distintos sectores", aseguran desde el fondo de inversión estadounidense.

Publicidad

Por el momento, sin embargo, desde el fondo han señalado que siguen priorizando la renta variable porque confían en la efectividad de las vacunas contra la nueva variante.

Publicidad

"Cambiaríamos de postura si las vacunas o los tratamientos no lograran resultados", indican desde Blackrock. "No obstante, de resultar eficaces, la nueva variante solo retrasará la reactivación de la economía, por lo que no seríamos partidarios de llevar a cabo una retirada de los mercados de valores".

Una postura compartida

La postura de tranquilidad emitida por Blackrock es muy parecida a la de otros grandes actores del mercado, como JP Morgan, que consideraron que la irrupción de la variante ómicron de coronavirus no detendrá el rally de las bolsas, y calificaron la actual corrección como “retrocesos esporádicos”.

Ante un mercado que en los últimos días ha sufrido una alta volatilidad creada por la falta de información sobre la nueva cepa y la rápida intervención de los gobiernos en la puesta en marcha de medidas de contención, los grandes apelan al sosiego.

Previsiblemente, los científicos puedan obtener una fotografía más detallada de la peligrosidad y virulencia de esta nueva variante en las próximas semanas, por lo que los grandes inversores parecen apostar por tener datos más certeros antes de modificar sus estrategias.

Así lo considera también la agencia de crédito, Fitch, que afirma que hasta que no se tengan más datos será "demasiado pronto para incorporar los efectos de la variante ómicron en nuestras previsiones de crecimiento". La agencia sí anticipa, aun así, que "otra recesión global y sincronizada como la vista en el primer semestre de 2020 es altamente improbable."

Publicidad

Los testimonios contradictorios no ayudan a la causa

Un factor que sin duda no ayuda a la estrategia de tranquilidad invocada por Blackrock y otros agentes del mercado es la incertidumbre acerca de cuándo estarían disponibles unas teóricas nuevas vacunas efectivas contra la variante ómicron.

Paul Burton, director médico de Moderna, aireó el lunes sus sospechas acerca de que la nueva variante del coronavirus pueda eludir las vacunas actuales, pero detalló que una inyección reformulada podría estar disponible a principios de 2022.

Tras ese veredicto, unido a la previsión de Biontech de que su equipo podría tener lista una nueva vacuna dentro de 100 días, las bolsas recuperaron el tipo. Pero la tranquilidad no duró más de un día.

El consejero delegado de la farmacéutica estadounidense, Stephane Bancel pronosticó el martes que “pasarán meses” antes de que las farmacéuticas puedan fabricar nuevas vacunas para neutralizar la amenaza de ómicron, y ante el retorno de las dudas entre la comunidad científica, los parqués globales volvieron a tambalearse.

Publicidad

El IBEX 35 cotizó el lunes con caídas del 1,8 por ciento, seguidos del Eurostoxx50 y el Dax, que también se dejaron un 1,5 por ciento. El mercado sigue intranquilo, pese a los mensajes de serenidad que llegan de arriba.

En portada
Publicidad
Noticias de