Almirall apunta a máximos de 4 meses con las expectativas de su medicamento estrella

Almirall exhibe ante los inversores internacionales el potencial de lebrikizumab, mientras estabiliza su cotización y coloca en la diana los máximos de octubre

Las acciones de Almirall colocaron en la diana los máximos de cuatro meses, tras estabilizar su cotización en las últimas sesiones y alimentar las esperanzas depositadas en lebrikizumab, su medicamento estrella para el tratamiento de la dermatitis atópica.

Así lo expresó el consejero delegado interino del grupo, Carlos Gallardo, en el encuentro anual del sector farmacéutico organizado en San Francisco por JP Morgan. La aprobación definitiva de lebrikizumab, que se espera para finales de este año, convertirá a Almirall en otra empresa.

Publicidad

La farmacéutica logró frenar las caídas en bolsa que siguieron a la salida como consejero delegado de Gianfranco Nazzi. La renuncia del directivo abrió la caja de los truenos en el parqué. Era el candidato ideal para pilotar la recta final de lebrikizumab hasta su llegada al mercado.

Almirall saca brillo a las expectativas de su medicamento estrella

Mientras llega un nuevo CEO, los datos que presentó Gallardo a los inversores mostraron que el medicamento puede ofrecer “una atractiva combinación de eficacia, seguridad y tolerancia”. Tiene el potencial para cambiar la piel del grupo, si es que logra posicionarlo bien en el mercado.

“Lebrikizumab es un medicamento que puede transformar a los pacientes con dermatitis atópica, pero también a Almirall como empresa por el enorme potencial que tiene en Europa”, dijo Gallardo.

“Si podemos cumplir con el potencial que tiene este producto y lo podemos posicionar de manera correcta en el mercado, Almirall va a ser una empresa muy diferente”, aseguró Gallardo.

Publicidad

Respecto a las cifras que podría generar para el grupo, el director financiero, Mike McCleland, se mostró bastante cauto.

La compañía adelantó hace unos meses que el pico de ventas en Europa podría alcanzar los 450 millones de euros. Sin embargo, el directivo rechazó actualizar las cifras hasta que no reciban la autorización y vean como reacciona el mercado.

Publicidad

Luces y sombras en Almirall

De cara a los próximos resultados, que la farmacéutica presentará el 20 de febrero, los analistas esperan luces y sombras.

“Es probable que cumpla con su previsión de ingresos de dígito medio en 2022, aunque el ebitda podría caer hasta la parte baja del rango, entre los 190 y los 200 millones de euros, en el mejor de los casos”, dijeron los expertos de Bloomberg Intelligence.

En este sentido, las mismas fuentes vieron probable que el margen bruto mejore en el cuarto trimestre, si bien no faltarán elementos que añadan presión.

Publicidad

El principal obstáculo es el gasto en investigación y desarrollo, que alcanzará el 12 por ciento de las ventas, impulsado precisamente por los ensayos de lebrikizumab y los estudios de campo del medicamento Klysiri, añadieron los analistas.

También hay que tener en cuenta que lo que hay sobre lebrikizumab son solo expectativas. En el mejor de los casos, llegaría al mercado en 2024, de manera que su impacto no se notaría en las cuentas de la compañía al menos hasta 2025.

De hecho, el objetivo de ventas pico en 450 millones de euros quizás sea “algo ambicioso”, explicaron a finanzas.com en fuentes de del sector, sobre todo teniendo en cuenta que Sanofi ya cuenta con un medicamento para tratar la misma enfermedad. Ello obligaría a Almirall a hilar muy fino con su política comercial.

Almirall, cerca de dar señal de entrada

Desde el punto de vista técnico, la cotización de Almirall “acumula cuatro meses estabilizando las caídas desde mediados de 2021 en la zona de 8,50 euros, mínimos de 2020”, dijo Eduardo Faus, analista en Renta 4 Banco.

Por abajo, tiene un soporte muy fuerte entre los 8,6-8,8 euros, desde donde ha rebotado durante el último trimestre, recordó José Luis Herrera, analista en Banco de Inversión Global (BIG).

Publicidad

La cuestión es que este estrecho rango de fluctuación “provoca una compresión en los indicadores, antesala de poderosos movimientos en siguientes meses”, explicó Faus.

En su opinión, hay que estar atentos a la zona de los 10,4 euros, los máximos de cuatro meses del pasado mes de octubre. Por ahí es por donde pasa la directriz bajista. Y si Almirall la ataca con éxito, activaría una “interesante señal de compra”, dijo el experto de Renta 4 Banco.

● Si esta noticia ha sido útil para ti, apúntate a nuestros boletines ¡No te decepcionaremos! También puedes añadir las alertas de finanzas.com a tus redes y apps: Twitter | Facebook | LinkedIn | Flipboard. Y sigue los mejores videos financieros de Youtube.

En portada

Noticias de