La inflación británica se mantuvo en el 0,6 % en agosto

La inflación interanual británica se mantuvo en agosto en el 0,6 %, la misma tasa registrada en julio, lo que confirma una tendencia al alza de los precios en el Reino Unido, indicó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

Aunque ese 0,6 % continúa siendo relativamente bajo en términos históricos, es superior al nivel de inflación registrado en 2015 y en la primera mitad de 2016, lo que sugiere que empiezan a notarse los efectos del voto favorable al "brexit" en el referéndum del 23 de junio.

La ONS indicó que la subida se debió al encarecimiento de los alimentos y de los billetes de avión, y a una menor caída de los precios de la gasolina que un año antes.

Paralelamente, descendieron los precios de las habitaciones de hotel y subieron menos de lo esperado los del alcohol, la ropa y el calzado.

La caída de la libra esterlina tras el plebiscito ha encarecido las importaciones, "y el coste de las materias primas ha subido en los dos últimos meses", afirmó el economista de la ONS Mike Prestwood.

Prestwood puntualizó que los efectos de la devaluación de la libra "todavía no se han trasladado enteramente al consumidor", por lo que la inflación podría subir más en los próximos meses, a medida que la economía se ajusta a la nueva situación.

Pese a la tendencia al alza, el IPC británico se mantiene aún cómodamente por debajo del objetivo del 2 % del Banco de Inglaterra, que el pasado agosto reforzó sus estímulos a la economía al rebajar los tipos de interés hasta el mínimo histórico del 0,25 %.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.