La Fiscalía demanda al fundador de las droguerías Schlecker

La Fiscalía de Stuttgart (oeste) ha demandado al fundador de la cadena de droguerías alemana Schlecker, Anton Schlecker, por haber llevado supuestamente a la compañía a la bancarrota con premeditación.

Las droguerías Schleker se declaró insolvente a finales de enero de 2012 y tuvo que cerrar definitivamente sus tiendas en junio de ese año al no encontrar inversores, dejando a 25.000 personas sin empleo.

La Fiscalía informó hoy de que acusa a Schleker de haber desviado dinero en 36 casos antes de la quiebra y de haber dado información falsa sobre la situación del consorcio en 2009 y 2010 al presentar las cuentas consolidadas y también ante el tribunal de la insolvencia.

Schleker, de 71 años, y otros miembros de la familia desviaron supuestamente millones a una compañía a nombre de los nietos antes de que la empresa se declarara en quiebra, millones de los que no tuvieron conocimiento los acreedores.

La acusación a su mujer Christa y a sus hijos Meike y Lars es de complicidad en la bancarrota y también están acusados dos auditores de la compañía porque supuestamente sabían que las cuentas eran falsas, pero dijeron que los balances cumplían la regulación.

La pena para el delito de bancarrota intencionada es de hasta cinco años de prisión y en casos graves hasta diez años.

Los hijos de Schlecker también deberán responder a la acusación de retraso en la insolvencia y desfalco.

Meike y Lars Schlecker dañaron supuestamente la empresa de logística LDG cuando eran sus gerentes y se repartieron millones por los beneficios de 2011, aunque conocían las pérdidas y deudas de la compañía.

Además, giraron a su madre 50.000 euros a una cuenta privada por asesoría que nunca realizó.

Las tiendas de Schlecker en el extranjero no estuvieron afectadas por la declaración de insolvencia.

Los acreedores solicitaron 1.000 millones de euros a Schlecker, que tenían en el momento de la insolvencia 9.000 tiendas en Alemania y en el extranjero.

Tras la quiebra, en España y Portugal fue adquirida por DIA y las droguerías Schlecker son ahora tiendas Clarel.

Schlecker tenía tiendas en Alemania, Austria, España, Francia, Italia, República Checa, Polonia y Portugal.

Durante muchos años Schleker era número uno en el mercado de droguerías alemán, si bien desde hace años Dm y Rossmann han crecido más rápidamente.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.