KPS y Mastech fabricarán instrumentación de medida eléctrica en Asturias

La asturiana KPS y la taiwanesa Mastech han firmado un acuerdo para poner en marcha en Morcín (Asturias) la primera fábrica de instrumentación de medida eléctrica en España, con el objetivo de alcanzar en cinco años una facturación de 15 millones de euros y una capacidad de producción de 250.000 unidades.

Ambas empresas, que prevén el inicio de la fabricación en el cuarto trimestre del año, han constituido una nueva empresa, KPS Euman, fruto de una "joint venture" (acuerdo de inversiones compartidas) al 50 por ciento.

El proyecto ha sido presentado hoy por los consejeros delegados del grupo Mastech, Jackie Ip, y KPS, José María García, en un acto al que ha asistido en delegado del Gobierno en Asturias, Mariano Marín, y el consejero de Empleo, Industria y Turismo del Principado, Isaac Pola.

Según han expuesto los responsables de ambas compañías, el objetivo es fabricar una amplia gama de productos innovadores dirigida a satisfacer la demanda de los diferentes mercados, con dispositivos de medición principalmente en las áreas de instrumentación de medida y del control energético.

Estos desarrollos incluyen desde la fase de investigación y desarrollo (I D) y diseño industrial hasta la producción y comercialización, además de servicios de reparaciones y calibraciones de equipos en laboratorios propios con certificaciones internacionales.

También han destacado la importancia de asentarse en España y de establecer su centro logístico en Europa.

La multinacional taiwanesa, con más de 700 empleados, tiene una capacidad de producción de ocho millones de unidades y alcanza una facturación anual de 60 millones de euros.

Las instalaciones de KPS Euman contarán con más de 3.500 metros cuadrados destinados a la producción, las cadenas de montaje y ensamblaje y los laboratorios, que se unen a la nave con la que ya contaba la empresa asturiana, de 6.500 metros cuadrados, que alberga las oficinas y el centro logístico.

El objetivo fijado por KPS Euman para los próximos cinco años es alcanzar una facturación anual de 15 millones de euros, con una capacidad de producción de 250.000 unidades y una generación de empleo de 30 puestos de trabajo.

La nueva compañía comercializará sus productos bajo las marcas propias KPS y Mastech, así como los de la marca americana Power Probe Tek, especializada en equipos de diagnóstico innovadores para la industria del automóvil.

Además de esta línea de producción, KPS también fabrica soluciones para la eficiencia energética, principalmente en el área de control automático de iluminación mediante detección de presencia.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.