Innogy gana 1.513 millones de euros en 2016, un 6,2 % menos que en 2015

Innogy, filial de renovables de la energética RWE, tuvo en 2016 un beneficio neto atribuido de 1.513 millones de euros, un 6,2 % menos que en 2015, pero repartirá dividendo de 1,60 euros por acción.

Innogy informó hoy de que el beneficio operativo bajó en el mismo periodo un 10,3 %, hasta 2.735 millones de euros, por gastos de mantenimiento y modernización de infraestructuras de redes y un menor rendimiento de las instalaciones eólicas.

Asimismo la facturación se redujo un 4,3 %, hasta 43.611 millones de euros.

La junta directiva y el consejo de supervisión propondrán en la próxima junta general de accionistas el reparto de un dividendo de 1,60 euros por acción por el año 2016.

El presidente de la junta directiva de Innogy, Peter Terium, se mostró satisfecho con los resultados y dijo que "para el 2016 habíamos prometido mucho y hemos cumplido nuestra promesa".

"Con 1,60 euros por acción queremos repartir un 80 % de nuestro beneficio neto (antes de extraordinarios) a nuestros inversores. Mostramos que Innogy es un título estable y fuerte en lo que se refiere al dividendo", añadió Terium.

La división de renovables bajó el beneficio operativo un 26 %, hasta 359 millones de euros, porque se redujo el rendimiento en el segundo semestre en las plantas de producción en Alemania, Reino Unido, Holanda, España y Polonia y porque no tuvo ingresos extraordinarios como en 2015.

El año anterior había vendido parte del parque eólico en el mar Galloper y la infraestructura de redes del parque eólico Gwynty Mor.

La división de infraestructuras y redes redujo el resultado operativo un 12 %, hasta 1.708 millones de euros, por gastos en mantenimiento en las redes en Alemania.

Pero la de ventas incrementó la ganancia operativa un 2 %, hasta 844 millones de euros.

Para 2017 Terium pronosticó un beneficio neto antes de extraordinarios de más de 1.200 millones de euros (1.123 millones de euros en 2016).

Innogy es la compañía energética alemana más grande por capitalización bursátil.

La matriz RWE, que sacó el año pasado a bolsa un 25 % de las acciones en Innogy, perdió el año pasado 5.700 millones de euros por la caída de los precios mayoristas de la electricidad, que le han obligado a depreciaciones, y por los pagos al fondo para la eliminación de la basura atómica.

RWE dijo que iba a reducir parte de su deuda, que asciende a 25.000 millones de euros, e invertir en negocios relacionados con el cambio de modelo energético con los 4.600 millones de euros de la salida a bolsa a comienzos de octubre.

RWE, que adelantó a finales de febrero algunas cifras de los resultados de 2016 y mañana publicará el balance completo, dijo que el resultado estuvo lastrado por unas depreciaciones de 4.300 millones de euros y que dotó al fondo para la eliminación de la basura atómica de 6.800 millones con efectos al 1 de julio de 2017.

Asimismo, tuvo un efecto negativo de 800 millones de euros del valor de mercado de derivados.

La junta directiva de RWE propondrá en la próxima junta general de accionistas el reparto de un dividendo de 0,13 euros por acción preferente y nada para los títulos ordinarios.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.