Garicano aboga por una UE a dos velocidades para lograr una fiscalidad común

El responsable de Economía y Empleo de Ciudadanos, Luis Garicano, apuesta por una UE a dos velocidades en la que se unan en "clubes de países" aquellos que estén de acuerdo en avanzar en temas cruciales como la armonización fiscal, dado que hay miembros "a los que no les interesa" una imposición común.

En una entrevista con EFE con motivo de la publicación de su libro "El contrataque liberal" (Península), Garicano defiende que la UE no debe seguir consintiendo que las multinacionales instaladas en Europa paguen menos impuestos de los que deberían usando "trucos legales" para desviar los beneficios a países con una menor presión fiscal.

"Si Europa no es capaz de tener esta armonía, entonces los Estados tienen que actuar. Hay que hacer una medida ligada a los ingresos de las multinacionales digitales en cada país. No es lo ideal, pero es lo menos malo", apunta Garicano, que ve como mejor opción la del "club de países".

En este sentido comparte la iniciativa del Gobierno para implantar un impuesto sobre determinados servicios digitales, pero critica que no está bien presupuestado ni diseñado y afirma que podría ser incluso inconstitucional si como dice el Ejecutivo quedan excluidas del pago de este gravamen las empresas españolas solo por el hecho de serlo.

"Hay que hacerlo bien, hay que presupuestarlo bien, pero es indudable que existe esa necesidad de asegurar que todos pagan, en particular de evitar esta elusión fiscal", dice al respecto.

La creación de este nuevo impuesto digital se enmarca en el proyecto presupuestario del presidente Pedro Sánchez, que Garicano critica porque no está respaldado por unas "cuentas verdaderas, auténticas y reales".

El economista ve un fraude contable -al modo de los que realizaron Enron o Pescanova en sus cuentas- en el "truco" utilizado por el Gobierno para contabilizar este año 13 meses de ingresos por IVA, al adelantar la fecha para la recaudación correspondiente al mes de noviembre.

"El IVA no ha subido en esos 5.000 millones presupuestados, sigue siendo el mismo (...) Esto es una trampa al solitario", asegura el dirigente de Ciudadanos, que calcula que el desvío sobre el objetivo de déficit previsto para este año (1,3 %) será de unos 10.000 millones, lo que dejará el déficit público por encima del 2 % del PIB en 2019.

En su opinión, si la desviación del déficit fuera para hacer "inversiones de futuro o reformas" vería "posible y conveniente" una flexibilización de la senda presupuestaria.

"El pecado mortal de este Presupuesto, además de que no es creíble, es que no es un Presupuesto que invierta en el futuro de España. Los incrementos de gastos son en subsidios y en trasferencias", critica Garicano de unas cuentas que cree que aumentan el déficit estructural y amenazan la sostenibilidad de la pensiones y el Estado del bienestar.

De la clase política lamenta que "está muy refugiada en el día a día y no planifica a largo plazo ni mira hacia el cambio tecnológico", en un contexto en el que la globalización y la automatización han generado un desasosiego en la ciudadanía del que cree que se aprovechan los populismos y los nacionalismos.

"El populismo y el nacionalismo no pueden ser parte de las respuestas. Son soluciones falsas (...) El brexit fue la primera gran victoria del populismo", pone como ejemplo.

Garicano cree que el impacto tecnológico será positivo y aboga por un "cheque de formación" para aquellas personas con empleos rutinarios -tanto manuales como intelectuales- susceptibles de ser automatizados, un proceso que cree que no afectará a los servicios.

"No debemos asustarnos de que los robots ahorren mano de obra. Vendrá bien para contribuir al Estado del bienestar y además son una oportunidad para las economías envejecidas", dice tras considerar que la automatización podría beneficiar al pago de las pensiones ya que haría la economía más productiva.

Sin embargo, considera difícil imponer un impuesto "al robot" ya que una máquina puede hacer trabajos muy diferentes y su delimitación no está clara.

En su opinión, para que un mercado funcione y sea eficiente necesita un Estado del bienestar "potente", con ayudas a la conciliación o a la igualdad, pero también invirtiendo en una economía dinámica.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.