Escocia y Gales instan al Gobierno británico a permanecer en el mercado único

Los ministros principales de Escocia y Gales, Nicola Sturgeon y Carwyn Jones, respectivamente, pidieron hoy a la jefa del Gobierno británico, Theresa May, que reconsidere la posibilidad de mantener al Reino Unido dentro del mercado único y la unión aduanera tras el "brexit".

En una declaración conjunta, los líderes de estas autonomías británicas dijeron que abandonar estos espacios de libre comercio con los países comunitarios perjudica el interés nacional e instaron a May a proponer, en las negociaciones con Bruselas, una solución similar al acuerdo que existe entre la Unión Europea (UE) y Noruega.

Si bien Noruega no es un estado miembro de la UE pertenece al Espacio Económico Europeo y por tanto, tiene acceso al mercado interior.

Este llamamiento se produce el mismo día que Sturgeon y Jones participan en una reunión del Consejo británico-irlandés en la isla de Guernsey en el que se encontrarán con David Lidington, considerado el "número dos" del gabinete de May, y el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

"Hacemos un llamamiento al Gobierno del Reino Unido para que se comprometa a permanecer dentro del mercado único y la unión aduanera, reconociendo que esto requerirá una alineación continua con la normativa regulatoria de la UE", afirmaron Sturgeon y Jones en el comunicado.

Destacaron que la UE ha sido "muy clara" en cuanto a que las líneas rojas del Ejecutivo británico implican que la única oferta de acuerdo tras el "brexit" "dañaría profundamente la economía y posiblemente pondría en peligro la seguridad".

Acusaron a May de ser una "rehén" en manos de los diputados y miembros de su partido conocidos como "brexiteers" (a favor de una salida dura de la UE) lo que le impediría negociar, según sostuvieron Sturgeon y Jones, un acuerdo que permita la permanencia en el mercado único y la unión aduanera.

Un portavoz del Gobierno británico declaró que tras la salida de la UE "todo el Reino Unido, incluidos Gales y Escocia, abandonará la unión aduanera y el mercado único. No hay cambio en esa posición".

"Salir de la unión aduanera significará, por primera vez en cuarenta años, que el Reino Unido tendrá la libertad de firmar nuestros propios acuerdos comerciales", añadió.

Las relaciones entre el Ejecutivo de May y el Gobierno escocés se han tensado en los últimos meses debido a las negociaciones de retirada de la UE y a la tramitación de la ley que permitirá trasladar la legislación comunitaria al ordenamiento jurídico británico.

Si bien Gales llegó a un acuerdo con Londres y dio su visto bueno a la aprobación de esta norma, el Parlamento escocés votó en contra, después de que el Gobierno regional y el central no lograsen acordar qué competencias en materia de agricultura, pesca, seguridad sanitaria o justicia pertenecen a cada administración.

Pese a esta oposición, la ley del "brexit" fue aprobada el pasado miércoles por el Parlamento británico y quedó lista para ser sancionada por la jefa de Estado, la reina Isabel II.

En las próximas semanas, el Gabinete de May publicará más detalles de su propuesta para la futura relación con la UE en un libro blanco.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.