El Gobierno alemán prevé un crecimiento del PIB del 2,4 % para 2018

El Gobierno alemán prevé para 2018 un crecimiento del PIB del 2,4 %, tras una subida del 2,2 % en 2017, informó la ministra de Economía, Brigitte Zyrpies, al presentar el informe económico anual aprobado hoy por el equipo de la canciller Angela Merkel.

El pronóstico para 2018 se corrige al alza con respecto la última previsión presentada en otoño pasado.

La razón de esa corrección, según Zypries, es que se espera una mayor dinámica en la demanda interna en Alemania.

Zypries señaló que aunque el principal impulso del crecimiento habían sido las exportaciones, estas habían llevado también a un aumento de las inversiones en el interior del país con lo que se fortaleció la demanda interna.

La ministra recordó que en los últimos ocho años Alemania ha tenido cifras constantes de crecimiento lo que ha favorecido también a los trabajadores como lo muestra el hecho de que desde 2013 los salarios hayan crecido en promedio más del 1,6 % anual.

La buena situación del mercado laboral y el aumento del empleo son factores que también favorecen la coyuntura.

El índice de paro en 2017 estuvo en el 5,7 %, el nivel más bajo desde la reunificación alemana en 1990, y en número de personas que cotizan a la seguridad social creció en 700.000.

La buena coyuntura lleva a que se usen al máximo las capacidades de la industria pese a lo cual el Gobierno no ve peligro de un recalentamiento.

"Ese peligro es algo que no vemos", dijo Zypries.

El principal problema de la economía alemana, según la ministra, sigue siendo la escasez de mano de obra especializada en algunos sectores lo que lleva a que no se puedan ocupar todos los puestos de trabajo disponibles.

El crecimiento económico ha estado acompañado de una consolidación fiscal que se ha reflejado en que durante la última legislatura siempre se tuvieron presupuestos equilibrados y en una reducción constante de la deuda.

Para este año, el Gobierno espera que haya otra vez un superávit en los presupuestos públicos.

Simultáneamente, entre 2013 y 2017 los gastos de inversiones contemplados en el presupuesto federal han aumentado en un 45 por ciento, hasta los 36.100 millones de euros.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.