Cuánto aportar al plan de pensiones para que desgrave en 2022

Los partícipes podrán aportar este año hasta 1.500 euros al plan de pensiones. Pero hay excepciones para superar este máximo

El hachazo fiscal del Gobierno a los planes de pensiones individuales ha hecho que estos pierdan parte de su atractivo: la desgravación en el IRPF de un porcentaje importante de las aportaciones.

El primer recorte de sus incentivos fiscales se produjo en 2021 cuando el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, redujo de 8.000 a 2.000 euros el límite de las aportaciones a estos planes con derecho a desgravación en el IRPF, lo que supuso una merma del 75 por ciento. El motivo del recorte fue que los considera "caros y poco eficientes".

Publicidad

La segunda envestida ha tenido lugar este año. Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022 recogen otra rebaja de los límites de 2.000 a 1.500 euros. Una disminución del 25 por ciento, con lo que en dos años los límites se han reducido en 6.500 euros.

Tras la nueva rebaja, los partícipes podrán aportar este año hasta 1.500 euros al plan del sistema individual y se podrá desgravar en su base imponible general la menor de estas dos cantidades: un máximo de 1.500 euros o el 30 por ciento de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

¿Cómo superar el máximo de aportaciones establecido?

Al margen de estas limitaciones generales, existen dos supuestos en los que se contempla la posibilidad de realizar aportaciones que superen el máximo fijado para este año.

En primer lugar, aquellas personas cuyo cónyuge percibe unos ingresos inferiores a 8.000 euros anuales o no genera ninguno, pueden contribuir al plan de pensiones de su pareja con una aportación máxima de 1.000 euros anuales, independientemente del importe de la inversión destinada a su propio plan.

Publicidad

En el caso de las personas discapacitadas, la aportación máxima anual se sitúa en 24.250 euros, mientras que las aportaciones realizadas a su favor por terceros -personas con relación de parentesco en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive, así como el cónyuge o quienes le tuviesen a su cargo en régimen de tutela o acogimiento- pueden ser de hasta 10.000 euros anuales, siempre que no se supere el límite total de 24.250 euros.

¿Cuánto se puede ahorrar en impuestos?

Al poder desgravar las aportaciones hechas a un plan de pensiones directamente de la base imponible del IRPF, el contribuyente tiene la posibilidad de reducir el importe del capital a declarar y, como consecuencia, pagar menos impuestos.

En el caso de un contribuyente que ha generado unos ingresos de 22.000 euros en el último año y ha aportado 1.500 euros a su plan de pensiones. Originalmente, la base imponible para calcular el IRPF sería de 22.000 euros, con un tipo impositivo del 24 por ciento para los primeros 20.200 euros y un 30 por ciento para los 1.800 euros restantes, por lo que le correspondería pagar 4.765,5 euros de impuestos.

Publicidad

No obstante, al desgravar las aportaciones realizadas, la base imponible se reduciría hasta 20.000 euros, situados en el tramo del IRPF del 24 por ciento, por lo que la cantidad final a tributar sería de 4.177,5 euros.

Incentivos fiscales a los planes de empleo

Para compensar este recorte a los planes de pensiones individuales, el Ministerio de Seguridad Social ha elevado la cantidad máxima que se puede aportar a los planes de pensiones de empresa con derecho a desgravación.

Así, el empleador podrá ingresar un máximo de 8.500 euros al plan de empresa de sus trabajadores, que se sumaría a los 1.500 que puede aportar el partícipe, de forma que el total de las aportaciones que se pueden realizar es de 10.000 euros anuales.

Publicidad

Un buen producto de ahorro finalista

A pesar del recorte de incentivos fiscales que los planes de pensiones individuales han sufrido en los dos últimos años, siguen siendo un “buen producto de ahorro para la jubilación”, reconoce Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco.

Pero cada vez menos ahorradores optan por ellos para compensar su pensión pública. Según datos de Inverco, la “drástica” disminución del límite de las aportaciones redujo el año pasado un 41 por ciento el volumen de aportaciones brutas a planes de pensiones individuales, hasta alcanzar los 2.539 millones de euros, muy alejados de los 4.314 millones logrados en 2020.

Ha sido la primera vez en la serie histórica en que las aportaciones fueron menores que las prestaciones, en concreto 92 millones menos.

Publicidad
En portada

Noticias de