Siemens Gamesa: cuenta atrás para la opa

Siemens Gamesa encara la recta final para la formalización de su opa, sin que su matriz levante cabeza

Siemens Gamesa encara este septiembre la que, teóricamente, debe ser su recta final para dejar de cotizar en el mercado de valores español, al pasar a integrarse dentro de su matriz alemana, Siemens Energy.

Así lo planteó, al menos, la propia Siemens Energy en su hoja de ruta presentada al mercado durante los meses de mayo y junio, una vez oficializó su opa de exclusión sobre la empresa de energías renovables española que, de momento, controla con un 67 por ciento del total de sus acciones.

Publicidad

De acuerdo a las palabras del presidente germano de Siemens Energy, Christian Bruch, la oferta formal sobre Siemens Gamesa, que ya fue admitida a trámite por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, debería lanzarse a mitad de septiembre.

Tras el lanzamiento, y partiendo del supuesto en que su compañía alcance el 75 por ciento total previsto como objetivo mínimo para seguir adelante con la opa, se celebrará una junta general de accionistas que excluiría definitivamente a Siemens Gamesa de cotización en la bolsa nacional en noviembre.

SIEMENS GAM (SGRE)SIEMENS GAM (SGRE)

0,000,00 %
17,93

La empresa española, por tanto, se prepara para descontar los días restantes para que esta oferta se haga realidad, manteniendo su cotización en torno a unos 17,9 euros que están muy cerca del precio de 18,05 euros establecido en la oferta de la matriz alemana.

Publicidad

Un precio que, en el actual contexto bursátil, y teniendo en cuenta los problemas que acucian a Siemens Gamesa, cuenta con una recomendación unánime por parte de los expertos: hay que acudir a la opa.

Publicidad

Desde Siemens Energy, sin embargo, no se volvieron a dar detalles sobre la línea de tiempo esperada para la transacción, y se llega a la fecha marcada en rojo en el calendario con la obligación de navegar en un contexto muy desfavorable para sus intereses.

La compañía alemana, eso sí, dio un nuevo paso en su proceso de recaudación para hacerse con Siemens Gamesa.

A última hora del 6 de septiembre, anunció la colocación de unos bonos convertibles por valor de 960 millones de euros, cuyos ingresos destinará a financiar la compra de acciones de la empresa española.

Los problemas de Siemens Gamesa que hacen tambalear a todo el grupo

Como ya se explicó en finanzas.com, la opa sobre Siemens Gamesa borró alrededor de 2.200 millones en un Siemens Energy que, a pesar de su conato de recuperación entre julio y agosto, sigue sin recuperar esa fortaleza bursátil.

Las acciones de Siemens Energy, de hecho, cotizaban con pérdidas del 13,2 por ciento durante el último mes, un rendimiento que dejó el precio de sus títulos en torno a los 14,1 euros. Una cifra muy cercana a los 13,37 euros que marcan su registro mínimo del año.

Publicidad

Ante esta situación, y teniendo en cuenta que la opa sobre Siemens Gamesa llegó a afectar incluso al conglomerado dueño tanto de Siemens Energy como de Gamesa, Siemens AG, fuentes del mercado apuntaban que, para llevar a cabo esta operación, la empresa de energía alemana tendría que anunciar primero no solo un acuerdo de financiación con sus socios bancarios, sino también una ampliación de capital que le permita hacer frente a tamaño desembolso.

La opa sobre Siemens Gamesa, cabe recordar, requerirá que Siemens Energy desembolse más de 4.000 millones de euros.

Y esto, después de registrar unas pérdidas atribuidas de 671 millones de euros en los tres primeros trimestres del año fiscal 2022, y de que su mal rendimiento hiciera que Siemens AG anotara un cargo por deterioro de 2.800 millones de euros.

Los clavos ardiendo de Siemens Energy

A pesar de estos contratiempos en el camino por hacerse con su filial, Siemens Energy no podría retirar en cualquier caso su oferta, tal y como marca la ley de opas.

La cuestión a resolver por la compañía energética germana, por tanto, pasará por cómo hacer frente a esta operación, y cómo convencer al mercado a posteriori, de que Siemens Gamesa puede enderezar el rumbo tras años de declive.

Publicidad

La emisión de bonos convertibles por parte de Siemens Energy, de acuerdo a su directora financiera, María Ferraro, respondió al compromiso de su empresa por mantener su rating crediticio de grado de inversión, a la vez que financiaba parcialmente la adquisición mediante la emisión de instrumentos de capital.

Siemens Energy, en consecuencia, resolvió parte de sus necesidades financieras para afrontar esta adquisición, pese a que fuentes de mercado consultadas por finanzas.com se mostraron escépticos ante el hecho de que esta sea la única medida que anuncie la empresa de cara a recaudar nuevos fondos.

En cuanto a la tarea de convencer al mercado sobre la corrección del rumbo de Siemens Gamesa, la compañía española dejó varias buenas noticias para apoyar esta causa en las últimas semanas.

La primera, la finalización de su acuerdo de venta de activos a SSE, que dejará en sus arcas unos 600 millones de euros.

Publicidad

La segunda, el beneplácito de firmas como Deutsche Bank al último profit warning de Siemens Gamesa, el cuarto en 18 meses, que la entidad financiera alemana veía como "alentador".

Una vez aclare completamente cómo y cuándo hará frente a la compra de Siemens Gamesa, por tanto, Siemens Energy tendrá clavos a los que agarrarse para recuperar fuerzas, dando así carpetazo a una entrada en suelo español que le supuso un quebradero de cabeza desde el primer minuto.

En portada
Publicidad
Noticias de