Bonos de Repsol: estabilidad frente a la alta volatilidad del mercado

Repsol cuenta con un rating de grado de inversión que respalda a sus bonos, y pretende seguir reduciendo su deuda tras la venta de su división de upstream

Repsol oficializó una venta del 25 por ciento de su negocio de upstream por 4.800 millones dólares, que no solo incrementó significativamente su flujo de caja, sino que redujo considerablemente su deuda neta.

De estos 4.800 millones de dólares en los que se valoró la operación, 3.400 millones correspondían al valor de desprenderse de un cuarto de su negocio de producción y exploración de gas y petróleo, mientras que 1.400 millones de dólares se asignaron a la reducción de deuda neta de este mismo porcentaje de participación.

Publicidad

La petrolera, no obstante, detalló en el comunicado que envió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores para informar de la operación, que sus intenciones no pasan porque la rebaja de su deuda llegue exclusivamente de esta asignación de la misma a EIG.

La empresa española también contempló usar su jugosa entrada de efectivo en caja para reducir el apalancamiento total del grupo, que al cierre de 2021 se alzaba hasta el 20 por ciento, hasta un nivel por debajo del 10 por ciento.

Una maniobra que mejoraría aún más el perfil de crédito de una compañía que cuenta con ratings de grado de inversión por parte de las tres grandes agencias de calificación crediticia, y cuya posición de fortaleza frente a sus obligaciones se traduce en una sorprendente estabilidad en la rentabilidad de sus bonos, a pesar de la alta volatilidad del mercado durante el último año.

Publicidad

REPSOL (REP)REPSOL (REP)

0,070,60 %
11,81

Repsol mantiene el tipo

De acuerdo a la información proporcionada por la propia empresa, Repsol cuenta con 13 bonos en activo por valor de cerca de 5.250 millones de euros, lo que suponía cerca del 90 por ciento del total de deuda de la empresa.

Uno de los instrumentos de renta fija de Repsol con el cupón más alto es el XS1207058733, que se emitió en 2016 para recaudar mil millones de euros, y cuyo vencimiento es en el año 2075.

Publicidad

Este bono paga un tipo de interés del 4,5 por ciento anual sobre su valor nominal y su rpecio llegó a caer hasta los 65,5 euros durante el declive del petróleo Brent en 2016. Posteriormente, no obstante, recuperó el terreno perdido, y a fecha del 8 de septiembre cotizaba a un precio de 98,9 euros.

Una cifra que, si bien era inferior a los 103 euros que marcaba antes de la invasión de Ucrania, seguía ofreciendo unos rendimientos por debajo de su cupón nominal, gracias a una fortaleza crediticia de la empresa que hacen de su renta fija una apuesta poco arriesgada.

Esta tendencia podía apreciarse también en una de las últimas emisiones de la empresa, la de sus primeros bonos ligados a objetivos de sostenibilidad, con la que logró captar 1.250 millones de euros.

Los dos bonos emitidos durante esta operación llevaban ligados intereses extremadamente bajos, lo que les convertían en carne de cañón para un contexto de subida de tipos.

Publicidad

Estos intereses eran del 0,375 por ciento en caso del bono con vencimiento en 2029, y del 0,875 por ciento en caso del que vence en 2033.

Ambos instrumentos, no obstante, apenas variaron sus cupones reales en el último año.

El bono XS2361358299 con cupón del 0,375 por ciento extendió su pago de intereses real hasta el 0,45 por ciento, tras reducir su precio en el mercado secundario hasta los 82 euros.

El papel XS2361358539, mientras tanto, lo hizo hasta el 1,1 por ciento, tras llevar su precio hasta los 74 euros.

Publicidad

Un bono más en la línea de los intereses actuales del mercado, el XS2156583259, ofrece a fecha del 8 de septiembre un interés actual del 2,7 por ciento, una cifra tan solo 75 puntos básicos por encima del cupón original del 2,625 por ciento con el que se emitió en abril de 2020.

Lo mismo ocurría con el bono XS1148073205 emitido en 2014 con un cupón del 2,25 por ciento.

Tras pasar años ofreciendo cupones incluso inferiores a su valor original, registran ahora un rendimiento que está 75 puntos básicos por encima de este 2,25 por ciento, al ver reducido su precio hasta los 97 euros.

La fortaleza crediticia de Repsol, por tanto, no logró que sus instrumentos de renta fija se mantuvieran completamente inmunes a los vaivenes del mercado, pero sí que estos tuvieran las mínimas consecuencias, la de un retorno a precios que colocan sus intereses en torno a los de sus cupones originales.

En portada
Publicidad
Noticias de