Los ETF calan entre los pequeños inversores europeos

Un 66 por ciento de los pequeños inversores europeos tienen posiciones en ETF, más del doble de los que optan por las acciones

El interés de los inversores por los fondos cotizados (ETF) crece año a año y en 2021 batieron un nuevo récord con captaciones netas por valor de más de 1,2 billones de dólares a nivel mundial.

En Europa se han convertido en los activos más solicitados por los inversores minoristas, un 66 por ciento los demanda frente al 31 por ciento que opta por las acciones. Así se desprende de un informe realizado por el bróker europeo Scalable Capital con datos de 500.000 inversores europeos.

Publicidad

Respecto al destino de la inversión, el 64 por ciento del dinero asignado a estos fondos se dirige a índices diversificados, el 18 por ciento a inversiones sostenibles y el 7 por ciento a ETF temáticos.

Les siguen los ETF de factores, que acaparan el 5 por ciento de la inversión; los sectoriales, con el 4 por ciento; los de bonos, con el 2 por ciento, y los de materias primas, con el 0,3 por ciento.

Los ETF temáticos se disparan

De todos los tipos de ETF, los temáticos destacan entre los que más pujanza han alcanzado en los últimos años. «Parte de este éxito se debe al aumento del uso de ETF por parte de los gestores de activos con el objetivo de ganar exposición a largo plazo en megatendencias dentro de sus asignaciones estratégicas», señala Paula Mercado, directora de Análisis de VDOS.

Otra de las causas la apunta Victoria Torre, directora de oferta digital de Singular Bank, para quien «la tendencia a incorporar ciertas temáticas en las carteras está motivada por el cambio de mentalidad de algunos inversores, que no solo enfocan sus inversiones por criterios financieros, sino por criterios sociales».

Publicidad
Publicidad

Los jóvenes y las mujeres apuestan por los fondos cotizados

Los inversores que más querencia demuestran por los ETF son los más jóvenes. "Su comportamiento es especialmente llamativo, pues tienen un porcentaje de ETF en sus carteras más alto que los grupos de mayor edad", apunta Adrián Amorín, director general de Scalable Capital para España.

Por sexos, son las mujeres las más inclinadas a invertir en fondos cotizados, un 75 por ciento, mientras que el porcentaje de hombres que invierten en ellos es del 63 por ciento.

Ventajas de invertir en ETF

Las razones que han popularizado la inversión en ETF se derivan de las ventajas que tienen estos fondos cotizados frente a otros activos.

Entre ellas destaca su bajo coste y menores comisiones que las de los fondos de inversión tradicionales. Además, al contrario que estos, no tienen costes de suscripción o reembolso, aunque sí poseen costes de compraventa y comisiones de custodia, salvo algunas excepciones.

Por todo ello, “muchos inversores que siguen estrategias de inversión pasiva han visto en los ETF el vehículo apropiado para implementar su estrategia”.

Publicidad

Diversificación, versatilidad y transparencia

Otra de sus virtudes es su diversificación. Con un solo ETF se puede invertir en índices que replican la renta variable mundial.

Desde Self Bank destacan que “mediante ETF podemos sobreponderar o infraponderar algún sector o país fácilmente. Además, la diversificación que podemos obtener comprando ETF e invirtiendo en índices enteros nos protegerá frente a problemas puntuales de cualquier empresa aislada”.

También destaca su versatilidad al negociarse a lo largo de la sesión bursátil y poder comprar y venderse al igual que se hace con las acciones. Es posible tomar posiciones cortas en muchos ETF, lo que permite al inversor diseñar estrategias en sus carteras y gestionar mejor su riesgo.

Otra de las ventajas que aportan a los pequeños inversores es que les permiten acceder a todo tipo de mercados con posiciones muy pequeñas. No hace falta tener un gran capital para invertir en ETF, ya que no hay cantidades mínimas de suscripción como sí las tienen algunos de los fondos de inversión.

Publicidad

A todo ello se suma que su transparencia es mucho mayor que la de los fondos tradicionales, ya que los ETF están obligados por ley a comunicar sus posiciones diariamente, mientras que, a los fondos tradicionales, el organismo regulador solo les exige una declaración pública de posiciones cada trimestre.

Por tanto, "siempre podemos saber en qué activos estamos invirtiendo cuando compramos un ETF y ello hace que sean una herramienta perfecta para replicar índices y llevar a cabo estrategias de inversión pasiva”, apuntan desde Self Bank.

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de