Fondos y ETF

Dividendos: un botín de 32.000 millones de euros

Los fondos de reparto salen a la caza de los dividendos que se abonarán a los accionistas este año

Fondos de rentas

Tradicionalmente el dividendo ha sido uno de los elementos más analizados por el inversor, incluso más que la evolución en bolsa de la propia compañía, para decidir si merecía colocar en ese valor parte de sus ahorros. 

Y esta posibilidad, la de obtener rentas periódicas, es una de las peculiaridades de los fondos de reparto, que, aunque no están todavía muy extendidos en España, sí que pueden beneficiarse de la alta rentabilidad por dividendo que ofrecen las bolsas.

¿Qué más leer?

Estrategias con fondos para hacer frente al Covid-19

Y es que en los próximos doce meses las cotizadas españolas abonarán cerca de 32.000 millones de euros en sus políticas de retribución al accionista, lo que supone un incremento del 5,6% con respecto a 2019 y permitirá elevar la rentabilidad por dividendo del Ibex 35 en torno al 4,5%.

Pero esta lluvia de millones, también llegará al resto de cotizadas europeas ya que se preparan para regar este año los mercados con 359.000 millones de euros vía dividendos, lo que significa un aumento de 12.000 millones respecto a 2019 (crecimiento del 3,6 por ciento) o lo que es lo mismo, las compañías europeas ofrecen una rentabilidad por dividendo, de media, del 3,7%.

Así, este tipo de vehículos se caracterizan por invertir en acciones que reparten dividendos o en títulos de renta fija que abonan cupones, y de estos ingresos obtienen el capital necesario para pagar a los partícipes dicha renta.

Pero esto no es incompatible con la posibilidad de obtener revalorizaciones del capital. Es el caso de JPMorgan Funds - Asia Growth Fund A (dist) – USD, que el año pasado obtuvo una rentabilidad cercana al 29 por ciento, o el Fidelity Funds - Global Technology Fund A-DIST-EUR, con una remuneración del 46,5%, muy por encima de la categoría tanto del fondo como del índice de referencia.

¿Quién invierte?

La inversión en este tipo de vehículos tiene un claro componente psicológico, puesto que hay inversores a quienes les da cierta tranquilidad cobrar rentas periódicas, bien sea a través de un cupón o bien a través de intereses como ocurría en los depósitos cuando ofrecían rentabilidades por encima del 4%.

También es un vehículo idóneo para quienes están acostumbrados a realizar sus inversiones en bonos y acciones, con el consiguiente cobro del cupón, pero que quieren extender su inversión al ámbito de los fondos, explica Víctor de la Morena, director de inversiones de Amundi Iberia.

Sin olvidar, que el panorama actual hace propicio la inversión en fondos de distribución de rentas por dos motivos fundamentales. Por un lado, las valoraciones de los bonos soberanos, que se encuentran en mínimos por las rentabilidades que ofrecen.

Y, por otro lado, Víctor Alvargonzález, socio fundador de Nextep Finance, vaticina que estas compañías que reparten jugosos dividendos concentrarán los flujos de entrada de los inversores, precisamente porque su política de retribución al accionista es interesante en un momento de rentabilidades a la baja, «lo que provocará que estas compañías se muevan al alza».

Pero, además, de las rentas, ¿cuál es el verdadero atractivo de este tipo de fondos? Se podría decir que son dos.

Por un lado, implica acotar los riesgos. Cuando un inversor compra acciones motivado por el fuerte dividendo que ofrecen, debe ser consciente que esa retribución puede verse afectada por cualquier cambio en la política de retribución de la compañía motivada, entre otros factores, por unos malos resultados.

En cambio, cuando se invierte en este tipo de fondos, «estos pueden estar constituidos por diez, 50 valores o más que, aunque haya uno o dos cambios en el pay out del accionista, el resto del portfolio lo compensa», insiste Alvargonzález. Si lo trasladamos al ámbito de la renta fija también se reduce el riesgo de impago en un solo bono.

El otro gran atractivo, como recuerda Gonzalo Rengifo, director general de Pictec AM en Iberia y Latam, es la diversificación puesto que «permite al inversor salir del ámbito local y abarcar más oportunidades globales». 

.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.