Las hipotecas fijas están a un paso de caer del 1%

La guerra de las hipotecas entre bancos lastra a las de tipo fijo al borde del nivel psicológico del 1%

Las nuevas incursiones en la guerra hipotecaria, que vuelve a recrudecerse de la mano de sucesivas rebajas en los créditos a tipo fijo y mixto, sitúan a un paso a las hipotecas a interés de tipo fijo de caer del nivel psicológico del 1 por ciento.

En las últimas semanas, Openbank e ING han anunciado rebajas de 10 puntos básicos en sus créditos a tipo fijo y mixto.

Publicidad

En el caso del banco digital de Grupo Santander hace que las hipotecas a tipo fijo se sitúen en el 1,15 por ciento TIN a 15 años y hasta el 1,35 por ciento para un periodo de 26 años.

Al mismo tiempo, el interés fijo de su hipoteca a tipo mixto se sitúa en el 1,05 por ciento TIN los diez primeros años. 

Por su parte, el banco holandés también recortó en otros 10 puntos básicos de su crédito a tipo fijo pasando del 1,50 por ciento al 1,40 por ciento. 

Publicidad

Hipotecas a tipo fijo por debajo del 1% sólo para buenos perfiles

A pesar de que podría parecer que el límite podría situarse en el 1 por ciento, la banca ofrece hipotecas en torno a esa cifra o incluso por debajo.

“Ya estamos ante ese escenario, pese a que los bancos no lo quieran comunicar oficialmente, explica Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto.

Publicidad

A día de hoy, el tipo fijo más bajo que las entidades publicitan es el 1 por ciento de la Hipoteca Fija de BBVA a un plazo de hasta 15 años.

Sin embargo, “ya estamos consiguiendo préstamos hipotecarios fijos de menos del 1 por ciento para plazos mucho más comunes, como 25 y 30 años”, señala González. 

Incluso Kutxabank y Liberbank comercializan en oficinas hipotecas con un interés fijo del 0,80 por ciento para menores de 35 años y del 0,85 por ciento para clientes de más edad.

Lamentablemente no todos los clientes pueden acceder a este tipo de ofertas. No es que sea un cliente ‘premium’, pero sí debe tener un buen perfil financiero, con ingresos altos.

Publicidad

Una oferta con fecha de caducidad

La pregunta es si esta actitud de la banca podrá ser sostenida en el tiempo, especialmente cuando está próximo el tapering o reducción de las compras del Banco Central Europeo (BCE).

La respuesta es que tiene fecha de caducidad. Previsiblemente la banca se relajará el próximo año ya que los últimos movimientos obedecen al intento, por parte de las entidades financieras, de aprovechar el “calentón” que vive el mercado inmobiliario.

Recordemos que el número de operaciones se sitúa ya entorno a las 40.000, pero fundamentalmente corresponden a vivienda de reposición (es decir, operaciones de compraventa con el objetivo de mejorar) y no tanto a nuevo crédito por parte de los jóvenes.

Entretanto, la banca logra clientes fijos (la media de una hipoteca en España es de 24 años) que suscriben nuevos productos, bien a través de la vinculación del crédito o bien al tener nuevas necesidades financieras (y en este caso es más que probable que lo haga con su banco de referencia).

Publicidad

El papel del euríbor

El euríbor, el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas, también tiene mucho que decir.

Como recuerda Miquel Riera, experto en hipotecas de HelpMyCash, “la inmensa mayoría de las hipotecas variables vigentes en España están ligadas al euríbor, por lo que sus intereses son muy bajos y los bancos ganan muy poco dinero por ellas”. 

Ante esta situación, la banca ha virado a las hipotecas a tipo fijo, que aunque bajen sus ganan más dinero (su interés sigue siendo más alto que el de las variables), así que todavía les sale a cuenta abaratarlos para incentivar su contratación. 

Y más si cabe que el BCE, aunque reduzca el volumen de compras en su reunión de diciembre, todavía mantendrá la facilidad de depósito en el -0,50 por ciento todavía unos meses más.

En portada
Publicidad
Noticias de