ING reabre la guerra hipotecaria con el tipo mixto

El cliente que opte por esta modalidad es muy posible que pague más por el variable final

ING quiere potenciar las hipotecas a tipo mixto, aquellas que parten con un interés fijo para pasar a mitad de la vida del préstamo hipotecario a tipo variable.

Prueba de ello, es que en el primer trimestre, este tipo de créditos representaron el 36% total firmado.

Así, la Hipoteca Naranja Mixta de ING redujo el tramo inicial del 1,45% al 1,25%.  

El periodo  variable  se  mantiene  en  el euríbor más 0,99%. 

La banca busca una manera de incrementar sus ingresos ante la caída de márgenes como consecuencia de los bajos tipos de interés, por lo que opta por ofrecer a sus clientes productos que le sean más ventajosos.

Publicidad
Publicidad

En el caso de la hipotecas a tipo mixto, el cliente debe saber que pagará más. No por el tipo fijo inicial, sino por el variable final, puesto que, ahora mismo, el euríbor cerró en negativo (un -0,48%) y la banca espera otros diez años en negativo. 

A partir de ahí, el cliente que opte por estos créditos puede enfrentarse a una situación en que los tipos comiencen a subir cuando pase a tipo variable, por lo que nunca se beneficiaria de los niveles históricamente bajos que tiene el índice.

¿Cuándo saldría a cuenta?

La pregunta que puede plantearse el hipotecario es cuándo podría salir a cuenta este tipo de crédito.

Por un lado, se deberían dar situaciones, que a día de hoy, parecen imposible. La primera de ella, es que el euríbor escale por encima del 1% en los dos próximos años.

Algo, que de momento, parece totalmente descartable, puesto que los analistas de Bankinter calculan que el índice de referencia cerrará también 2022 en torno al -0,40%.

Publicidad

La segunda, es que una vez que haya pasado el plazo a tipo fijo, el euríbor haya subido y haya vuelto a iniciar la senda del descenso. También descartado por parte de la banca.

Esto no quiere decir que no haya hipotecados a quienes no les interese. Para empezar son aquellos que esperan amortizar el crédito rápidamente. 

La banca vende estos créditos como la vía que tiene el cliente de ganar tranquilidad en el periodo inicial, puesto que siempre abonará la misma cuota.

La banca reabre la guerra hipotecaria, que nunca cerró

Este tipo de ofertas están encaminadas a captar clientes y abren la guerra hipotecaria una vez más.

De hecho, a principios de enero Openbank abarató sus créditos a tipo mixto al ofrecer un préstamo hipotecario con un tramo fijo durante los primeros diez años al 1,35% TAE para hipotecas entre 11 y 15 años; al 1,50% TAE de 16 hasta 20 años; al 1,59% TAE de 21 a 25 años y al 1,69% entre 26 y 30 años. 

Publicidad

A partir del año once el interés del préstamo se sitúa para todos los casos en euribor + 0,49%, cumpliendo condiciones de bonificación.

Esta guerra de precios se traslada a todos los ámbitos. Desde el confinamiento, y como consecuencia de la imposibilidad de firmar nuevos créditos, se potenció la subrogación, especialmente para clientes que se hipotecaron en 2013 y adelante.

Pero también el tipo fijo atrae la atención de las entidades bancarias con ofertas jugosas ya que se garantizan unos ingresos periódicos.

Pero no sólo eso, la puerta de entrada a las mejores ofertas es la vinculación por lo que, además, de obtener ingresos vía crédito, se incluyen los seguros, nóminas y la obligatoriedad de contratar otros productos de inversión con importantes comisiones. 

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de