Cuando la hipoteca inversa se convierte en un quebradero de cabeza

Concebida para complementar la pensión de los jubilados con necesidades de liquidez, la hipoteca inversa (que vive un tímido resurgir en España) tiene sus inconvenientes

La hipoteca inversa vive un tímido resurgir en nuestro país de la mano de EBN Banco y, próximamente, del Grupo Santander. Sin embargo, los expertos advierten de que, mal utilizada, puede traer más problemas que soluciones a las familias que la soliciten. 

Pero empecemos por el principio. La hipoteca inversa llegó a España en 2007, importada de los Estados Unidos, como una solución para muchos jubilados con pensiones bajas. 

Sus características (permite recibir ingresos -periódicos o de una vez-, que luego tienen que devolver los herederos si quieren quedarse con el inmueble) la convertían en una herramienta útil si se tiene en cuenta que el ahorro de muchos jubilados españoles está depositado, precisamente, en el ladrillo. 

“Al contratar una hipoteca inversa, no se realiza la transmisión de titularidad de la vivienda: por tanto, el beneficiario puede alquilar o seguir viviendo en el inmueble”, explica Estefanía González, experta del comparador financiero Kelisto.  

Tras un impulso inicial, la crisis financiera pareció haber enterrado este producto que, sin embargo, algunas entidades están intentando resucitar recientemente. 

Es el caso de EBN Banco, que hace un mes sacó al mercado una hipoteca de este tipo, con un interés del 6 por ciento anual por un máximo del 40 por ciento del valor de tasación de la vivienda. 

Con este movimiento, EBN Banco se adelantó al grupo Santander, que hace un año anunció que había llegado a un acuerdo con Mapfre para comercializar una hipoteca inversa “próximamente”. 

Asimismo, otra de las entidades que tienen un préstamo de este tipo en su catálogo es Caja de Ingenieros. 

Publicidad

En su caso, el producto cuenta con un interés fijo del 4,5 por ciento (durante el periodo de las mensualidades) y del euríbor más el 3 por ciento, después. 

¿Un problema o una solución?  

Bien formulada, la hipoteca inversa puede ser un instrumento útil en un país cada vez más envejecido y con la hucha de las pensiones menguando, pues permite a los jubilados aumentar sus ingresos y seguir viviendo bajo el mismo techo.  

Por eso, no es de extrañar el interés que, según EBN Banco, ha generado este producto entre los potenciales beneficiarios (personas mayores de 65 años, principalmente). 

En concreto, 11.000 personas han utilizado la calculadora que permite simular la cantidad máxima que pueden recibir y los intereses que tendrían que pagar al vencimiento del contrato, en tan solo un mes. 

Esto ha llevado a la formalización de 609 peticiones de hipotecas inversas en la entidad (aunque los datos definitivos de contratos hipotecarios cerrados no se facilitarán hasta el final del ejercicio). 

No es oro todo lo que reluce en la hipoteca inversa 

Si bien, los expertos recuerdan que no es oro todo lo que reluce en el tema de la hipoteca inversa

"Originalmente, es muy buena idea. El problema es el propio mercado hipotecario. Ha pasado de estar constituido por muchas cajas de ahorro a ser un mercado bancario completamente privado con criterios de rentabilidad pura y dura. Y ese no es el mejor agente para estudiar y conceder hipotecas inversas”, explica Pau A. Monserrat, economista de Futur Legal. 

"Deberían ser un producto más social que financiero", añade este experto.

Un caso sirve para ilustrar los problemas que puede acarrear un producto de este tipo.  

Los padres de Francisco Isla contrataron una hipoteca inversa con Kutxabank aconsejados por personas de confianza de la entidad, hace unos 15 años. 

Durante este tiempo, en el que percibieron un dinero extra cada mes, el préstamo fue engordando con unos intereses del 5 por ciento anuales (cuando el euríbor ha estado en niveles inferiores al 1 por ciento entre 2012 y 2022). 

De este modo, ahora que ambos progenitores han fallecido, sus hijos tienen tres meses para devolver los 300.000 euros de deuda acumulada, si quieren mantener la casa. 

Intereses de demora del 17% 

De superar el plazo de tres meses, Kutxabank les aplica unos intereses de demora del 17 por ciento, lo que equivale a más de 4.000 euros al mes. 

Y tres meses es realmente poco tiempo para realizar el papeleo de la herencia, llegar a un acuerdo entre todos los herederos y buscar una solución satisfactoria con la entidad (sin contar el duelo por el fallecimiento). 

Esto les va a obligar a vender la casa en la que vivieron sus padres por un precio inferior al que podrían haber obtenido de no haber tenido tantas prisas. El objetivo es saldar la deuda con el banco lo antes posible. 

“Es muy bonito que te vayan dando dinero todos los meses y, si no tienes herederos, puede ser una solución. Pero, si tienes hijos y quieres dejarles algo, no sé. Yo hay días que no he dormido. Solo quiero que esto se acabe y descansar para asimilar todo lo que ha ocurrido”, cuenta Isla (nombre ficticio, pues prefiere mantenerse en el anonimato). 

Y es que, además de los plazos tan ajustados que fijan algunas entidades tras el fallecimiento del titular (en el caso de EBN Banco es un año, pero en el de Caja de Ingenieros son seis meses), otro peligro son los intereses elevados que se cobran. 

Intereses elevados 

Lo que ha sucedido con las hipotecas inversas es que son carísimas. Son condiciones nada atractivas para la persona mayor”, apunta Monserrat. 

Por otro lado, no hay que olvidar que se trata de un producto complejo, con diferentes tipologías. 

"Algunas hipotecas tienen un seguro aparejado y otras no. La función del seguro es garantizar que el hipotecado pueda quedarse en la casa aunque haya finalizado el periodo fijado en la hipoteca”, explica Monserrat.  

Pero esos seguros, aparte de que son complicados, son caros (porque no hay mucha competencia), lo que encarece la operación.  

“Entonces, si la hipoteca es cara y los seguros también, haces que la hipoteca sea carísima. Que tú dilapides tu ahorro inmobiliario no es la idea de la hipoteca inversa. La idea es aprovecharlo, no dilapidarlo”, enfatiza este experto. 

Por todo ello, en el sector son cautos con este producto que, en teoría, debería servir para mejorar la vida de los jubilados. 

"Hace falta una gran labor didáctica para explicar al usuario cómo funciona y cuáles son sus ventajas e inconvenientes para que vuelva a confiar en este tipo de soluciones”, resume Estefanía González. 

Si esta noticia ha sido útil para ti, apúntate a nuestros boletines ¡No te decepcionaremos! También puedes añadir las alertas de finanzas.com a tus redes y apps: Whatsapp | Twitter | Facebook | LinkedIn | Flipboard. Y sigue los mejores videos financieros de Youtube.

En portada

Noticias de