Las bolsas necesitan el apoyo de los resultados empresariales

Las principales bolsas no consiguen obtener el impulso necesario tras el inicio de la temporada de balances del último ejercicio

Las primeras presentaciones de resultados no están logrando impulsar los mercados de renta variable. Las últimas sesiones estuvieron marcadas por cierta volatilidad debido a la incertidumbre que aún genera la tercera ola de contagios mientras los inversores siguen atentos a los retrasos en la vacunación y a las actuaciones de los bancos centrales.

“Marcan mucho más el comportamiento de las bolsas que los resultados. A medida que los ritmos de vacunación se retrasan sí que vemos cierta volatilidad”, apunta Celso Otero, gestor de Renta 4.

“Como suele suceder durante esta temporada, una gran parte de las expectativas ya se ha descontado y, en consecuencia, es más probable que los operadores recojan beneficios de los valores que parecen estar en precio”, comenta Edoardo Fusco, analista de eToro. No obstante, reconoce que las cuentas “se han llevado la mayor parte de la atención”.

El turno de las tecnológicas

A pesar de ello, esta semana llegaron algunos de los resultados más esperados, los de las grandes tecnológicas estadounidenses, que sí tuvieron repercusión en las bolsas.

Compañías como Microsoft cumplieron sobradamente las expectativas de los analistas. El gigante fundado por Bill Gates elevó sus ventas un 17% hasta superar los 43.000 millones de dólares impulsado por el repunte de las ventas de ordenadores y el crecimiento del negocio en la nube, Azure, que se disparó un 21%.

“En este tipo de compañías sí que vemos una aceleración adicional en el pasado ejercicio, más bajo, pero que sigue creciendo. La pandemia ha sido un impulso adicional para seguir desarrollando esos mercados”, valora Otero.

Publicidad
Publicidad

Después de registrar un crecimiento en bolsa del 38% en 2020, la cotización de Microsoft avanza tras los resultados hasta situarse en sus máximos históricos en el entorno de los 238 dólares.

Facebook bate expectativas

Facebook también “batió ampliamente las expectativas”, según indican desde Bankinter. La compañía de Mark Zuckerberg disparó su facturación un 33% respecto a 2019 hasta superar los 28.000 millones de dólares.

El número de usuarios activos, otro de los indicadores más valorados de la red social, creció un 12% y ya rebasa los 2.800 millones de personas. Cifras “muy positivas” que, sin embargo, “el mercado, fuera de hora, acogió negativamente”.

Publicidad

El balance del último trimestre de Apple, otro de los más esperados por los inversores, superó las previsiones gracias a unas ventas por encima de los 111.000 millones de dólares.

Especialmente por el impulso del iPhone, que obtuvo más de 65.000 millones en ingresos. La compañía de Tim Cook elevó, además, su ebitda en más de 5.000 millones y aumentó su negocio de servicios un 24%.

Sin embargo, la falta de guía para el primer trimestre de este año, algo a lo que acostumbra a no revelar la multinacional, no obtuvo el respaldo de los inversores y registró una fuerte caída por encima del 2% en la siguiente sesión a la presentación.

Ajustes del S&P 500 y el Nasdaq

“El S&P 500 y el Nasdaq ajustaron sus máximos históricos como consecuencia de la publicación de una serie de resultados empresariales positivos. Se observó muy buen comportamiento de 3M y Johnson & Johnson respaldando al Dow Jones y al sentimiento general”, explica Edoardo Fusco. “El sentimiento general fue positivo en Wall Street y en el sector tecnológico en particular”, detalla el analista de eToro.

Publicidad

Un optimismo que sirve como respuesta al pesimismo generalizado que arrastran los mercados por el impacto de la tercera ola. La buena hoja de ruta mostrada por las principales compañías sirve de estímulo para la inversión de cara a este año. “Los resultados han estado muy marcados por la pandemia, pero muestran que la tendencia a largo plazo se va cumpliendo”, explica Celso Otero.

Tesla, la gran decepción de los inversores

Los resultados de Tesla decepcionaron a la mayoría de los inversores, a pesar de que la multinacional de vehículos eléctricos suele ser uno de los motores de los índices norteamericanos.

Incluso su fundador, Elon Musk, tiene la capacidad de influir en decisiones de los accionistas con posiciones más cortas. Precisamente, estos fueron los más críticos con las cuentas al recibir un beneficio de 0,80 dólares por acción, por debajo de los 1,02 dólares esperados. Su cotización se deja cerca de un 3% tras la presentación de resultados.

“Nos da un sentido bueno de que la compañía va avanzando hacia su línea de negocio”, explica Celso Otero. Sin embargo, el alto precio tras el espectacular rally del año pasado justifica las dudas para comprar.

“Tiene que dar mucho y convertir en realidad las expectativas para justificar una inversión en estas valoraciones”, detalla el analista de Renta 4

En portada

Noticias de