Derivados. El último intento de exprimir al bitcoin

Los bancos de inversión, que recelan de invertir directamente en el bitcoin por problemas regulatorios, ven en los derivados la vía perfecta para hacerlo sin contacto físico con la criptomoneda

Los inversores institucionales siguen buscando nuevas vías para exprimir al bitcoin como activo interesante para sus clientes. El último paso lo ha dado Goldman Sachs.

El banco de inversión podrá a disposición de los inversores la negociación con contratos forward no entregables. Se trata de un derivado vinculado al bitcoin que se paga en efectivo. 

Para protegerse de la volatilidad que acompaña a la moneda digital Goldman comprará y venderá bitcoin en operaciones en bloque en CME Group, con Cumberland DRW como socio de trading. 

Los vehículos adicionales para apostar por la criptomoneda

Goldman Sachs, que ya abrió una mesa de operaciones este año para ayudar a los clientes a negociar con futuros cotizados vinculados al bitcoin, anunció el pasado mes de marzo que pondría en marcha vehículos adicionales para apostar por la criptomoneda. 

La negociación de los contratos forward aumenta su capacidad para ayudar a los grandes inversores a asumir posiciones. La asociación con Cumberland resalta la voluntad del banco de trabajar con empresas externas para ayudarse en este proceso.

Publicidad
Publicidad

Durante años después de su creación en 2009, el bitcoin sintió el rechazo de los bancos de Wall Street. Incluso el CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, amenazó una vez con despedir a cualquiera de sus operadores si identificaba que estaban comprando y vendiendo la criptomoneda. 

Una herramienta para el blanqueo de dinero

Si bien Dimon más tarde suavizó su tono, el mundo bancario ha percibido durante mucho tiempo al bitcoin como una herramienta para delincuentes, narcotraficantes y el blanqueo de dinero.

Pero el interés de los clientes y las ganancias astronómicas del bitcoin, que este año ha tocado los 65.000 dólares en abril, han cambiado el panorama. Morgan Stanley está poniendo el bitcoin a disposición de clientes y JP Morgan está trabajando en una oferta similar.

Los bancos aún desconfían de los desafíos regulatorios y no quieren tener el bitcoin directamente. A medida que los derivados se liquidan con efectivo, los productos que ofrecen Goldman Sachs no requieren tratar con bitcoin físico. 

En portada
Publicidad
Noticias de