Preocúpese por el Brexit cuando se tambalee este mercado de 2 billones de dólares

El primer ministro Boris Johnson ha aumentado su retórica sobre que el Reino Unido abandonará la Unión Europea a finales[…]

El primer ministro Boris Johnson ha aumentado su retórica sobre que el Reino Unido abandonará la Unión Europea a finales este mes, incluso si no hay base para una relación futura. En el peor de los casos, una salida caótica, seguida de rebajas en las calificaciones; una caída en la libra; un aumento del gasto del gobierno, y un banco central que lucha por apoyar a los mercados podría hacer que el capital huya de los bonos del país, informa Bloomberg. Johnson está lejos del consenso y aumentan las preocupaciones por la gran dependencia del Reino Unido de la inversión extranjera para financiar su gran déficit de cuenta corriente, o en palabras del gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, la "amabilidad de los extraños".

"Si tenemos un Brexit sin acuerdo, estos extraños se preocuparán", dice Mike Riddell, gerente de cartera de Allianz Global Investors, que ha reducido sus tenencias de deuda en el Reino Unido en las últimas semanas por el riesgo de una recesión posterior al Brexit. "En ese ambiente van a ser lo opuesto a los refugios seguros".

Un colapso del mercado de bonos elevaría los costes de endeudamiento del gobierno, haciendo que sea más doloroso para cualquier administración posterior al Brexit salir de problemas, según el análisis de Bloomberg. Johnson mostró un tono desafiante el domingo, diciendo que el Reino Unido abandonará la Unión Europea el 31 de octubre, en medio de señales de que las conversaciones se han estancado.

Si bien la libra ha caído un 18% desde la votación del Brexit de junio de 2016, los bonos han devuelto a los inversores casi un 20%. Han aumentado este año por las tensiones comerciales mundiales y el miedo a una desaceleración en la economía mundial, ofreciendo rendimientos similares a los bonos del Tesoro de EE.UU., y más que los alemanes, según los índices de Bloomberg Barclays. Y a diferencia de los bonos alemanes, todavía ofrecen rendimientos positivos.

El año pasado, los compradores en el extranjero adquirieron "gilts" al ritmo más rápido desde 2016, aumentando sus tenencias desde el referéndum del Brexit en alrededor de 100.000 millones de libras (unos 123.000 millones de dólares), según datos del Banco de Inglaterra. Dato que resalta con los 7.000 millones dólares en salidas netas de inversores extranjeros de las acciones del Reino Unido este año.

Si bien la deuda de los mercados desarrollados tiende a recuperarse de la debilidad económica, debido a la especulación de que los bancos centrales reducirán las tasas de interés, en los mercados emergentes el capital tiende a huir, debido al aumento de los riesgos de reembolso o la pérdida de confianza. La volatilidad en la libra esterlina ya está en los niveles de los mercados emergentes y los activos del Reino Unido están sujetos a una revaluación sustancial una vez que se conozca el resultado del Brexit, expuso Carney mes pasado.

Exposición cero

El Fondo Allianz Gilt Yield de 2.800 millones de dólares "tiene espacio para volverse más bajista", comenta Riddell, mientras que el Fondo de Bonos Estratégicos Allianz de 788 millones de dólares tiene "cero exposición.

Publicidad
Publicidad

El director de inversiones de North Asset Management, George Papamarkakis, tiene una opinión similar y está considerando apostar por una disminución de la deuda de vencimiento a largo plaza. Para él, quien sea que forme el próximo gobierno después de un Brexit sin acuerdo es probable que aumente el gasto.

"Es una ecuación bastante simple: tienes menos demanda debido a la incertidumbre y tendrías más oferta porque la política de elección ahora es fiscal", considera Papamarkakis.

Diversos inversores

Publicidad

La Oficina de Administración de Deuda del Reino Unido (DMO) dice que el mercado dorado está en una posición relativamente sólida dada la liquidez profunda y una base diversa de inversionistas, siendo más del triple del tamaño que tenía hace 11 años, con más de 1.6 billones de libras.

"La fortaleza subyacente del mercado nos ha mantenido en una buena posición en los últimos años contra el impacto de una serie de eventos externos, como el resultado del referéndum de la UE en 2016 y el resultado inesperado de las elecciones generales en 2017", expuso Robert Stheeman, director ejecutivo de la DMO: "Contrariamente a las expectativas de muchos, el mercado dorado ha reaccionado de manera ordenada".

Los inversores extranjeros tenían tenencia de más de 556 mil millones de libras, o el 28% del total de toda la deuda, a partir de marzo. Si bien este voto de confianza implica que no esperan un Brexit desordenado en el futuro cercano, los datos sobre las compras de no residentes deben ser observados en busca de signos de desaceleración de la demanda, comentó John Wraith, jefe de estrategia de tasas del Reino Unido de UBS.

La forma en que el Banco de Inglaterra y las agencias de crédito aborden las consecuencias del Brexit será clave para los inversores. Inmediatamente después del referéndum sobre el Brexit, el Banco de Inglaterra redujo las tasas y S&P Global Ratings redujo la calificación soberana de la nación en dos niveles. Fitch Ratings dijo a principios de este año que una rebaja de dos niveles podría volver a ser posible en el caso de un fuerte shock económico.

Publicidad

Las instituciones financieras de todo el mundo están observando los desarrollos. Para el Royal Bank of Canadá, es hora de vender bonos del Reino Unido a cinco años contra su equivalente alemán. Para Paul Nicholson, gerente de cartera de QIC Ltd, propiedad del estado australiano de Queensland, el proceso del Brexit es "absolutamente absurdo" y es mejor no arriesgar.

"En este momento hemos vendido todas las posiciones en el Reino Unido: todos los bonos, todas las monedas y una gran mayoría de nuestras posiciones de crédito", dijo Nicholson: "Lo que queremos hacer es esperar al margen y ver cómo se desarrolla".

En portada

Noticias de