La gestión pasiva y las órdenes robotizadas han contribuido a profundizar las caídas

El miedo a las presiones inflacionistas ha desatado las caídas