El BCE se inclina por levantar el veto a los dividendos de los bancos

El BCE reconoce que el veto a los dividendos crea inseguridad jurídica y lo levantará si los balances son sólidos

El Banco Central Europeo podría levantar el veto a los dividendos de la banca el año que viene si los balances de las entidades son lo suficientemente sólidos como para superar la pandemia del coronavirus.

La decisión final dependerá de lo conservadores que sean los modelos internos de los bancos y su dotación de provisiones, además de la visión que tenga el BCE sobre la trayectoria de su capital, según indicó el miembro de la entidad, Yves Mersch, en una entrevista con el ‘Financial Times’.

La decisión es importante para los dos gigantes de la banca española. El Santander se convirtió hace unos meses en el primer gran banco en anunciar el retorno de los dividendos en cuanto lo permitiese el BCE, y el BBVA se sumó al carro unos días después.

Las claves

  • El BCE reconoce que los bancos de la zona euro han afrontado la pandemia con una posición de capital más sólida que en la crisis de 2008. Sin embargo, Mersch apunta que no sería congruente que aprovecharan las medidas de alivio desplegadas por los reguladores para pagar dividendos.
  • Será muy difícil mantener el veto a los dividendos más allá de este año, según reconoció Mersch. Es una decisión que crea inseguridad jurídica.
  • No obstante, el BCE mirará con lupa las circunstancias en las que se produzca la vuelta al dividendo y será muy conservador en relación a reanudación de los abonos en comparación a la cuantía que tenían antes de la crisis.

El contexto

Nada más estallar la pandemia, el BCE solicitó a los bancos que no pagaran dividendos y se concentraran en reforzar su capital para afrontar la crisis en mejores condiciones. Tras el verano, el BCE comenzó a mandar señales sobre una posible retirada del veto a los dividendos. 

  • Con los tipos de interés en mínimos históricos, los márgenes a la baja y la morosidad al alza, la decisión del regulador supuso un fuerte lastre para las entidades financieras.
  • En los resultados del tercer trimestre ya se pudo comprobar el importante esfuerzo desplegado por los bancos para reforzar sus niveles de capital e incrementar sus provisiones. En pocas palabras, la gran mayoría hizo los deberes. Otro argumento más para que el BCE levante el veto.
  • Para las entidades financieras españolas, el retorno de los dividendos podría ser un importante catalizador, que se sumaría al proceso de consolidación sectorial abierto tras la fusión de Caixabank y Bankia. El castigo ha sido muy duro. Los dos gigantes, Santader y BBVA, llegaron a cotizar en mínimos de dos décadas.
En portada
Publicidad
Noticias de