CSIF amenaza con una huelga si no se da marcha atrás en recortes en Correos

El sindicato CSIF no descarta la huelga general en Extremadura si no se rectifica el recorte de un tercio de la financiación pública prevista para Correos en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que de aplicarse, supondría una reducción de "un 20 %" de la plantilla en la región.

En Extremadura, ha explicado, existen 1.500 trabajadores de esta empresa estatal, una plantilla que se ha reducido "un 20 %" en los últimos años y que estima se reducirá "otro 20 %, siendo las zonas rurales las más perjudicadas, de aprobarse este recorte".

CSIF ha calculado que en Extremadura este ajuste afectará a "más de 300 carteros suprimibles y ocasionará que un alto porcentaje de pequeñas localidades de ambas provincias se queden sin reparto regular", con "un 30-40 % estimado de ciudadanos afectados por la pérdida o debilitamiento del servicio postal, así como cientos de kilómetros de reparto recortado".

Ante esta situación, el sindicato ha trasladado a los grupos políticos iniciativas para rescatar la financiación recortada y aprobar un Plan de Prestación del Servicio Postal Universal, con el fin de que "el Correo siga llegando a todos los núcleos de población de los 364 municipios de Extremadura".

En un comunicado de prensa, ha explicado que al ser una actividad "deficitaria" en una gran parte del territorio extremeño, pero "socialmente necesaria dada la ruralización" de la comunidad, "sólo es atendida por Correos y no por las empresas privadas".

En este sentido, ha recalcado que el Estado tiene la obligación de financiar, a través de los Presupuestos Generales del Estado, un servicio público que, de otra forma, "se vería abocado a la desaparición con un evidente y grave perjuicio para los ciudadanos de Extremadura".

"Este tijeretazo no sólo va a lastrar la cuenta de resultados de Correos sino que va precarizar el empleo, recortar la plantilla y sus derechos", ha aseverado CSIF.

En su opinión, con este recorte, además de "empeorar el servicio público prestado en regularidad y en extensión", se corre "el riesgo de dejar de recibir el correo cinco días a la semana".

Además, será "el propio ciudadano el que tenga que desplazarse para ir a recoger su correspondencia-paquete", porque el cartero "ya no llegará a su domicilio, además de tener que recorrer varios kilómetros hasta su oficina más cercana al producirse el cierre de muchas de ellas".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.