Las cotizadas españolas vuelven al dividendo

Las cotizadas españolas repartieron 4.707 millones de euros en el tercer trimestre y se recuperan del desplome sufrido entre abril y junio

Las empresas españolas vuelven poco a poco a remunerar a sus accionistas. Entre julio y septiembre, la retribución al accionista en tasa interanual subyacente -en la que solo se tiene en cuenta la expansión de los repartos- registró una mejoría del 0,01%.

Los accionistas recibieron 4.707 millones de euros, lo que supuso, no obstante, una caída del 4,7% en el total de la tasa general respecto al mismo periodo de 2019.

Estos resultados mejoran los obtenidos en el segundo trimestre del año en que el pago por dividendo se desplomó un 68%, según recoge el último informe de la gestora Janus Henderson sobre remuneración por dividendos a nivel global.

Menor descenso en España

La caída en el pago de dividendo por parte de las empresas españolas en el tercer trimestre del año ha sido tres veces menor que la producida a nivel global, que se situó en el mismo periodo en un 14,3%, hasta los 277.115 millones de euros.

También ha sido menor respecto a la del resto de países europeos, que bajaron sus dividendos un 25%, hasta repartir 27.815 millones de euros.

El incremento en el pago de dividendos se ha debido, según el estudio de Janus Henderson, al aumento del reparto de beneficios llevado a cabo por las empresas de suministros públicos, especialmente de Iberdrola, lo que compensó la cancelación de dividendos de Amadeus. Mientras que Repsol y Telefónica mantuvieron sus dividendos en ese periodo.

Publicidad
Publicidad

"Los dividendos españoles acusaron un duro segundo trimestre, con una caída del 68%, sobre todo a causa de la cancelación de los repartos bancarios, pero el tercer trimestre mostró mucho mejor tono, con una remuneración al accionista plana en tasa interanual subyacente", destacan los autores del estudio.

Un mal año para el dividendo

Respecto al conjunto de 2020, los analistas de Janus Henderson calculan que en el escenario más optimista los dividendos mundiales podrían caer un 17,5% en base subyacente, hasta el billón de euros, lo que equivale a una caída general del 15,7%.

En el escenario más pesimista previsto por la gestora, los dividendos se desplomarán un 20,2% en tasa subyacente hasta los 974.734 millones de euros, lo que supondría una caída general del 18,5%.

Publicidad

Según los autores del estudio, la hipótesis más optimista daría al traste con más de tres años de crecimiento de los dividendos, lo que costaría a los inversores 188.240 millones de euros en pérdidas de rentas este año.

 

En portada
Publicidad
Noticias de