Los riesgos que asoman la deuda de Telefónica al bono basura

Riesgos macroeconómicos, como la volatilidad de los tipos de cambio, meterán más presión a la deuda de Telefónica, poniendo en peligro su calificación crediticia hasta el bono basura

Durante los peores momentos de la pandemia, Telefónica logró mantener un rating crediticio de su deuda que situaba a sus instrumentos de renta fija por encima de la calificación de bono basura.

Los expertos, sin embargo, contemplan ahora la opción de que la empresa de telecomunicaciones española pierda ese punto de referencia que sirvió, por ejemplo, para que grandes fondos como Blackrock, Candriam y JP Morgan reafirmaran su apuesta por los bonos de Telefónica durante 2022.

Publicidad

Así lo apuntan los analistas de Bloomberg Intelligence, que en su último análisis sobre la cotizada del IBEX 35, afirman:

"La consolidación en España y Brasil son aspectos potencialmente positivos para Telefónica, pero la incertidumbre económica, la volatilidad de los tipos de cambio, y un mayor deterioro de las métricas crediticias ajustadas este año, pueden ejercer presión sobre las calificaciones bajas de triple B".

El reto de Telefónica con su deuda durante el segundo semestre

Telefónica presentó el 28 de julio unos resultados que entusiasmaron a los analistas, pero que no lograron generar tracción en su cotización bursátil entre unos inversores preocupados por los efectos de la inflación sobre su flujo de caja, y el elevado peso que sigue teniendo la deuda en su balance.

Este alto apalancamiento, precisamente, es el que los analistas de Bloomberg Intelligence indicaban que podría mantenerse durante el segundo semestre, a pesar de los esfuerzos de Telefónica por reducirlo mediante operaciones como la venta del 45 por ciento de su fibra rural, que ingresará 1.000 millones de euros en su caja.

Publicidad

"El apalancamiento de Telefónica podría no recuperarse del todo en el segundo semestre", asegura el análisis de la firma norteamericana.

Publicidad

"Dado el modesto crecimiento del ebitda, el apalancamiento declarado de Telefónica podría disminuir en el segundo semestre gracias a unos flujos de caja estacionalmente más fuertes y al cierre de operaciones, pero las ratios podrían seguir siendo más débiles que en 2021", añadía.

El análisis de Bloomberg Intelligence señalaba que el apalancamiento declarado de Telefónica aumentó en el primer semestre desde las 2,59 veces hasta las 2,81 veces, con un aumento en su deuda neta de 2.800 millones de euros, provocado por adquisiciones como la de Oi, y los movimientos de los tipos de cambio.

Desde este punto de partida, los analistas de la empresa estadounidense esbozaban un escenario en el que Telefónica logre rebajar sus ratios hasta las 2,60-2,65, gracias a los ingresos procedentes de los pagos de impuestos de Bluevia y Telxius.

Unos niveles que, a ojos de estos mismos analistas, pueden mantener la presión sobre las calificaciones crediticias de la compañía dirigida por José María Álvarez-Pallete.

Sobre todo, teniendo en cuenta que el flujo de caja orgánico de Telefónica en España sigue siendo motivo de incertidumbre para unos analistas que se mantienen escépticos ante los beneficios de la fusión entre Orange y Masmóvil, "dadas los probables remedies que exigirán las autoridades de competencia".

Publicidad

"Telefónica aumentó marginalmente su previsión de crecimiento del ebitda para 2022, pero las mejoras porcentuales son pequeñas en comparación con factores externos como las fusiones y adquisiciones, y el cambio de divisa", reiteraban desde Bloomberg Intelligence.

Las agencias de crédito mantienen el silencio

Hasta el momento, Telefónica cuenta con calificaciones BBB por parte de Fitch, BBB- por parte de S&P, y Baa3 por parte de Moody's.

A excepción de la nota asignada por Fitch, que está dos escalones por encima de lo que las agencias consideran como ratings de bono basura, las calificaciones de S&P y Moody's están tan solo un nivel por encima.

Una rebaja en estas consideraciones, por tanto, darían lugar a la posibilidad sobre la que pone el foco Bloomberg Intelligence, de que los instrumentos de renta fija de Telefónica obtengan una denominación de bono basura.

Publicidad

Moody's es la agencia que emitió el veredicto más reciente respecto a las perspectivas crediticias de la empresa española, que data del pasado 1 de julio.

En él, la entidad mantenía las perspectivas de Telefónica estables, gracias a su fuerte posición en el mercado, pero también llamaba la atención sobre su exposición a un mercado español "competitivo", así como sobre "el riesgo de los mercados emergentes y la volatilidad de las divisas".

Argumentos que, como se explicaba, también daban motivos a Bloomberg Intelligence para mandar un aviso sobre las opciones de que Telefónica sufra una rebaja en su rating.

Al cierre de este artículo, Telefónica no contestó las peticiones de comentarios de finanzas.com respecto a las perspectivas reflejadas en estos informes de crédito.

En portada
Noticias de