La subida de los bonos pone en aprietos al BCE

El Banco Central Europeo celebra su reunión mensual este jueves en medio de la presión por el incremento de la rentabilidad de la deuda y con la inflación al alza

No hay reunión tranquila para los bancos centrales pero las de este mes se celebran en medio de una presión creciente de los mercados debido al incremento de la rentabilidad de los bonos y con una inflación al alza.

El Banco Central Europeo se reúne este jueves 11 de marzo, la semana siguiente le toca el turno a la Reserva Federal estadounidense (el miércoles 17) y al día siguiente (18 de marzo) será el momento del Banco de Inglaterra (BOE).

Publicidad

Con toda seguridad, todos ellos van a tener que responder a las preguntas de la prensa sobre la situación del mercado de deuda y la evolución de los precios, ante el riesgo que ambos factores representan para la evolución de las bolsas y la recuperación económica mundial.

“El aumento de los rendimientos de los bonos como consecuencia de una mayor inflación ha aumentado la presión sobre el Banco Central Europeo para que explique mejor su función en la situación actual”, dice un reciente informe de ING firmado por el equipo que lidera Carsten Brzeski, responsable global de macroeconomía de la entidad.

¿Qué está pasando?

Pero, ¿qué es lo que está pasando? Básicamente, que la inflación (y, sobre todo, las perspectivas de inflación) están repuntando por diversos motivos.

En primer lugar, debido a la mejoría de coyuntura económica gracias al avance de las vacunaciones.

Publicidad
Publicidad

En segundo lugar, por el alza de los precios del petróleo y el efecto base (al comparar la evolución de los precios con un ejercicio previo marcado por las caídas asociadas al coronavirus).

Así las cosas, el último dato de inflación de la zona euro se situó en el 0,9% aunque en algunos socios como en los Países Bajos se colocó en el 1,8%, ya muy cerca del objetivo del BCE.

En Estados Unidos se encuentra en el 1,4% pero se espera que supere el 3% en los próximos meses a medida que la comparación sea más drástica con el ejercicio anterior.

Los mercados temen una subida de tipos

En este contexto, los mercados han empezado a temer que los bancos centrales se vean obligados a subir los tipos de interés antes de lo esperado para embridar esa inflación, que es uno de sus dos objetivos fundamentales.

Y eso ha provocado una subida de las rentabilidades de la deuda a ambos lados del Atlántico, aunque especialmente acentuada en los Estados Unidos, lo que a su vez amenaza con complicar la financiación de las compañías y estados (más endeudados que nunca por la crisis).

Publicidad

Es por ello que el mercado espera con impaciencia las reuniones de los bancos centrales de esta semana y la próxima.

Aunque no se anticipan demasiadas decisiones novedosas. En el caso del BCE, los expertos prevén más explicaciones por parte de la institución pero nada nuevo en el campo de la acción.

“La reunión de esta semana debería aportar algo de claridad, pero no nuevas acciones. Este año se garantizan mayores rendimientos de los bonos”, dice el informe de ING.

Publicidad

Sin nuevas medidas

Por el contrario, la manera del BCE de afrontar la situación va a ser recordar que la institución permanece comprometida con facilitar las condiciones de financiación en el momento actual, en línea con las recientes declaraciones de sus miembros; al tiempo que modula su programa de compra de bonos en función de este objetivo.

“El BCE ha repetido una y otra vez su preocupación con respecto al gran movimiento de ventas en los mercados de deuda soberana de la eurozona y Philip Lane dijo la semana pasada que la compra de activos ‘se llevará a cabo para mantener unas condiciones de financiación favorables durante la pandemia’”, escriben los analistas de Monex Europe.

“Esto ha llevado a los participantes del mercado a pensar que el BCE seguirá incrementando el ritmo de las compras de emergencia de bonos para contrarrestar las caídas en este mercado. Los comentarios del miembro del BCE Francois Villeroy de Galhau han servido para reafirmar esta opinión al decir que el BCE ‘puede y debe reaccionar frente a’ los incrementos no deseados en la rentabilidad de los bonos que puedan amenazar la solidez de la economía en la eurozona”, añaden estos especialistas.

En portada
Publicidad
Noticias de