Renta fija

Renta fija. 2021 traerá oportunidades en emergentes y sector bancario

Los expertos admiten que habrá que asumir cierto riesgo en renta fija para mejorar la rentabilidad

Renta fija. 2021 traerá oportunidades en emergentes y sector bancario

Las oportunidades en renta fija seguirán siendo escasas como consecuencia de la política expansiva que mantienen los bancos centrales. Así, los expertos de Ibercaja Gestión fechan 2023 como el año en el que podrían subir los tipos de interés en los Estados Unidos.

En Europa, con el Banco Central manteniendo las compras, las rentabilidades seguirán siendo mínimas. 

Aunque Mark Holman, CEO TwentyFour Asset Management (de Vontobel AM), creee que “existe la posibilidad de que esto sitúe a las valoraciones en niveles incómodos de una forma mucho más rápido de lo que se ha producido en el pasado, ya que inevitablemente las consecuencias de la extraordinaria intervención de los bancos centrales y los gobiernos de todo el mundo se abren paso en los mercados financieros”.

Asumir más riesgos

Esto ¿qué significa para el inversor de renta fija? Que las emisiones que se realicen tendrán rentabilidades mínimas y deberá asumir más riesgos. 

Esto no quiere decir que no haya oportunidades, sino que el inversor deberá ser mucho más selectivo.

Precisamente, desde Julius Baer señalan que “la ‘japonización’ de los mercados de bonos avala decantarse por un riesgo crediticio intermedio"

Oportunidades en Renta fija 

El inversor en renta fija en esta búsqueda de rentabilidad puede llevar a cabo varias opciones. Por un lado, tendría sentido incorporar a las carteras renta fija de países emergentes, especialmente en moneda local; seleccionando aquellos países cuyos niveles de riesgo país son más reducidos (como pueden ser China e India) y sólo asumiendo niveles de riesgo superiores en países cuyos tipos de interés cubran ese riesgo (por ejemplo, Brasil). Esta sería la apuesta de Ibercaja Gestión.

Pero aquí ampliaría las apuestas a la “deuda pública de países periféricos denominada en euros y bonos de mercados emergentes en moneda fuerte (en particular, valores inmobiliarios chinos y emisores del Medio Oriente)”, de acuerdo con Julius Baer.

Por otra parte, el riesgo asumible, para los expertos del banco privado suizo, serían bonos que tuvieran calificación BBB/BB.

Y es que las tasas de impago de la deuda corporativa con grado especulativo han sido notablemente inferiores incluso a las previsiones más optimistas de principios de este año, y es probable que alcancen su máximo a finales del primer trimestre. 

Evolución del high yield

A finales de año, la tasa high yield del euro probablemente se situará sólo alrededor del 4%; es decir, no subirá mucho más y es probable que caiga al 3% o incluso menos a finales de 2021. 

En cuanto al high yield de los Estados Unidos,  los índices se inclinan hacia las industrias que son más pro-cíclicas (como la energía), por lo que las tasas de incumplimiento tienden a reflejar eso, pero una vez más es difícil ver que los incumplimientos pasen del 7% en su punto máximo antes de reducirse a un 4%, una cifra mucho más manejable para finales de 2021.

Finalmente, tras un buen comportamiento de los mercados como el reciente, siempre surge la duda de si es momento de aumentar la exposición a activos de riesgo, pero de lo que no hay ninguna duda es que es un buen momento para reducir la exposición a deuda pública de la zona euro, aseveran en Ibercaja Gestión.

Buen momento para los activos de crédito

Holman sí que cree que es buen momento para adquirir más riesgo, apostando por el crédito, ya que considera que “mantendrá su rally”.

Para hacer tal afirmación, Holman cree que “los diferenciales seguirán estrechándose el próximo año. Pero debido a que se prevé que los rendimientos subyacentes de los bonos soberanos seguirán subiendo, el estrechamiento de los diferenciales se erosionará”. 

Por ese motivo, a la hora de decidir dónde realizar la exposición al crédito con grado de inversión vale la pena considerar qué curva de rendimiento dentro de los bonos soberanos será más estable. "Ciertamente, favoreceríamos tanto la curva del euro como la de la libra esterlina por encima de la de los Estados Unidos para obtener un rendimiento total sobre una base neutral de divisas".

El sector bancario también atrae la inversión en renta fija  

Con la llegada de las vacunas, el sector bancario atrae las miradas  de los inversores, tanto en renta variable como en fija. 

Así, vuelve a ser el favorito de cara a 2021. En concreto el mercado de bonos adicionales de nivel 1 (AT1), o Cocos

Con la crisis provocada por la pandemia los bancos demostraron a los inversores mundiales cómo han cambiado tras una década de construcción de su capacidad de recuperación para futuras crisis. Esto ha permitido a los bancos acumular importantes provisiones para pérdidas de crédito y al mismo tiempo aumentar su capital de reserva. 

Si 2020 no fue un gran año para sus resultados o su capital, pero sí supuso un cambio en el para sus bonos subordinados, que desde hace 12 años se negocian con una prima importante.  “Vemos que en el curso de este ciclo económico esta prima se está erosionando de forma estructural por los inversores”, explica Holman. 

Por su parte, el índice de bonos Coco se estrechó en 90 puntos porcentuales en 2021 a alrededor de 325 puntos porcentuales, lo que daría a los inversores un cupón saludable y varios puntos de ganancia de capital.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses