Apostar en corto contra la deuda: la estrategia para sobrevivir en renta fija

El mercado de deuda vive el peor comportamiento de los últimos 70 años, al registrar una caída del 11 por ciento (algo poco habitual en un activo habitualmente recomendado para inversores conservadores)

Apostar en corto contra la deuda es la estrategia que algunos profesionales de la inversión están aplicando para sobrellevar el mal momento que vive el mercado de la renta fija, un activo tradicionalmente utilizado por los inversores conservadores pero que cede un 11 por ciento en 2022 (este año ya ha sido bautizado como el peor ejercicio para la renta fija de las últimas siete décadas). 

Uno de esos profesionales es Víctor Alvargonzález, director de estrategia y socio fundador de la firma de asesoramiento independiente Nextep Finance. 

Publicidad

Según él, el mercado está preocupado por la normalización de la política monetaria de los bancos centrales y, por ello, se ha anticipado al movimiento provocando importantes subidas de la rentabilidad en los bonos y (por consiguiente) abultadas caídas en el precio de los mismos. 

Acumular liquidez o apostar contra la renta fija, dos recetas posibles 

Para anticiparse a esto, solo hay dos recetas posibles, a su juicio, acumular “liquidez no remunerada en forma de fondos monetarios (mejor que acumular pérdidas en fondos de renta fija) y liquidez remunerada en productos inversos de deuda (que se benefician de la caída del precio de los bonos)”.  

Y es que, en su opinión, es engañoso pensar que la normalización de la política monetaria y el final de los tipos cero sea una buena noticia para el inversor. Al menos, no de momento, pues la subida de la rentabilidad de los bonos provoca que los títulos en cartera pierdan valor (provocando minusvalías a sus tenedores). 

“Lo que están aconsejando casi todas las entidades financieras es lo peor: los fondos de renta fija. Porque si hay un activo perjudicado por el incremento de la inflación, esos son los bonos, que es donde invierten estos fondos. Llevan ya perdido un 5 por ciento de media en el año y es una situación que sigue en vigor", asevera este experto.

Publicidad
Publicidad

"La clave de este error está en que este tipo de instrumento le deja al comercializador y al asesor no independiente (el que cobra una comisión de los productos que recomienda) el triple de comisión que los fondos monetarios”, prosigue Alvargonzález. 

Algunos gestores apuestan en corto contra la deuda 

Precisamente, apostar en corto por los bonos soberanos es una de las estrategias que están utilizando también los gestores de fondos total return como el Ruffer Total Return International, que sube un 5 por ciento en el año; o el Fulcrum Diversified Absolute Return, que escala un 16 por ciento. 

En España, otro gestor que comentaba estar haciendo uso de las posiciones cortas en deuda para obtener retornos positivos en este entorno tan complicado dentro del mercado de renta fija era Rafael Valera, responsable de productos de deuda en la gestora independiente Buy & Hold. 

Largos en bonos corporativos y cortos en deuda soberana de la zona euro

En su caso, compensa las inversiones largas en deuda corporativa con la venta de bonos soberanos, que son los que peores perspectivas tienen, en su opinión. 

“En deuda corporativa tienes plazos largos, a 2029 (unos son 7 años), que te pagan el 6 y pico por ciento. Pero yo ahí vendería bonos de deuda pública para compensar. Por ejemplo, el alemán al uno por ciento, para quitar el riesgo de duración. Vendes bonos al uno y compras al seis y te queda un cinco por ciento de rentabilidad", explica este experto.

Publicidad

"Es una estrategia de arbitraje para no coger riesgo de duración en la cartera, para minorar el riesgo de tipo de interés que tiene un bono a siete años”, añade Valera. 

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de