El petróleo sigue al alza y mete más presión a los bancos centrales

Los precios del petróleo siguen sin encontrar techo y superan los 83 dólares, alimentando las presiones inflacionistas

El decepcionante incremento de la producción por parte de la OPEP sigue impulsado la cotización del petróleo y mete presión a los bancos centrales. El barril de Brent, de referencia en Europa, ha tocado los 83 dólares, por primera vez desde octubre de 2018

En concreto, el barril de Brent, para entrega en diciembre cotizó a 83,09 dólares a las 6.21 GMT, un 0,57 por ciento más que al cierre anterior, cuando acabó en 82,62 dólares, si bien poco después moderaba su ascenso y se cambiaba en torno a los 82,95 dólares.

Por su parte, el Texas, de referencia en los Estados Unidos, se situaba en el inicio de este miércoles en los 79 dólares, tras subir un 0,29 por ciento, alcanzando así el nivel más alto desde 2014.

Temor a una falta de abastecimiento

El mercado está descontando que el incremento aprobado por la OPEP de 400.000 barriles diarios se quede corto a la vista de una demanda creciente y con el invierno a las puertas.

Y es que una parte del mercado no descartaba un incremento mayor de producción, en un contexto de fuerte alza del precio del petróleo este año, lo que hubiera permitido una moderación de los precios.

Publicidad

Los analistas de Bankinter esperan que el precio del petróleo se mantendrá en niveles elevados en los próximos meses por varios motivos. Primero, por el aumento de la demanda por reactivación económica global, que además se incrementará de cara a invierno.

Publicidad

En segundo lugar, desajuste en términos de oferta. Escasez de producción porque el temporal IDA afectó a la mayor zona de producción de crudo en los Estados Unidos y los inventarios se sitúan en mínimos de tres años.

Y, por último, un fuerte alza del precio del gas natural este año, lo que ha provocado que se utilice el petróleo como alternativa.

Impacto en la inflación y presión para los bancos centrales

El incremento de los precios tendrá un impacto en las presiones inflacionistas. Si se hubieran moderado, las tasas de inflación también podrían tomarse un respiro.

En cambio, este alza de los precios seguirá transmitiendo mucha presión a los bancos centrales, que siguen muy atentos a su evolución y han insistido en que la inflación era de carácter transitorio.

No obstante, este alza de los precios les ha llevado a reconocer que será más duradera en el tiempo de lo esperado, aunque mantiene que sigue siendo coyuntural.

Publicidad

Pero ya ha hecho que algunos bancos centrales, como la Fed, hayan adelantado la salida de las políticas expansivas. Por su parte, el BCE señaló que estaría vigilante sobre los efectos que pudieran tener en sueldos y pensiones.

En portada
Publicidad
Noticias de