El RSI y cómo utilizarlo en nuestra estrategia de trading

Trading

El indicador RSI, también llamado "Índice de fuerza relativa", es uno de los indicadores más conocidos y utilizados en el análisis técnico. Se lo califica como de fuerza relativa porque nos permite medir qué tan rápido - qué tan fuerte - sube o baja el precio de un valor en relación con sus precios habituales para un periodo determinado. 

En el gráfico, se representa como un oscilador que fluctúa en un rango de 0 a 100, señalando el nivel de fuerza alcista o bajista que muestran los precios. Así, cuando los precios suben fuertemente el RSI también sube, y cuando los precios bajan el nivel del RSI también lo hace. Como la mayoría de los indicadores técnicos, la función principal del RSI es marcar señales de compra y venta para poder saber cuándo debemos entrar y salir del mercado. Veamos cómo podemos interpretar estas señales.

Cómo utilizar el oscilador RSI

Las señales del indicador RSI se pueden leer de varias maneras. Por ejemplo, podemos utilizar las divergencias del oscilador con el precio, buscar "failures swings", trazar canales alrededor del oscilador, etc. Sin embargo, la forma más habitual de trabajar con el RSI es utilizar los cruces del oscilador con los niveles de sobrecompra y sobreventa.

¿Qué significa sobrecompra y sobreventa en el indicador RSI?

Como podemos ver en el ejemplo del gráfico 1, la llamada zona de sobrecompra o sobreventa se da cuando el nivel del indicador se encuentra por encima o por debajo de un nivel establecido. Los niveles habituales son 30 y 70. Así, a partir de 30 se considera que el precio está en sobreventa, a partir de 70 el precio estaría en sobrecompra


¿Sobrecompra significa caro y sobreventa barato? Si, pero relativamente. Cuando el RSI se sitúa en zona de sobrecompra podemos entender que el precio está "relativamente caro" respecto a los precios del último periodo. A la inversa para la sobreventa, donde el precio está "relativamente barato". 

Una estrategia de trading utilizando el indicador RSI

Una forma de operar con el RSI es, por ejemplo, utilizarlo en los sistemas de reversión a la media. Cuando seguimos valores algunas veces vemos que los precios fluctúan alrededor de un precio medio. Algunas veces los valores cotizan por encima de este precio, luego bajan, vuelven a subir y así se mueven en un rango casi horizontal. Esta volatilidad en el mercado puede crear oportunidades atractivas.

En estos casos, podemos utilizar el oscilador RSI como guía para saber cuándo podemos entrar al mercado. Si pensamos que los precios tienden a revertir a su media, esperaremos un agotamiento del movimiento alcista cuando el RSI está sobrecomprado. A la inversa, cuando el RSI marca sobreventa entonces esperaremos que el precio deje de bajar y rebote.

Así, la estrategia de estos sistemas de trading es entrar largos, comprar, cuando el RSI cruza en sentido ascendente el nivel de sobreventa y vender a corto cuando el oscilador cruza en sentido descendente el nivel de sobrecompra. Por supuesto teniendo en cuenta la dirección de la tendencia a largo plazo para entrar siempre a favor de esta. Recordar: la tendencia es nuestra amiga. No estamos operando contra tendencia sino simplemente aprovechando las correcciones del mercado para conseguir un buen punto de entrada.

En esta estrategia podemos conocer cuál es la tendencia de fondo utilizando medias móviles de un mínimo de 10 veces la longitud de cálculo para nuestro RSI.
Debido a la configuración del RSI, es preferible esperar a que el oscilador salga de las zonas de sobrecompra o sobreventa para entrar en la operación. ¿Por qué? Porque puede darse el caso en el que el precio siga subiendo, pero el oscilador no puede subir más ya que su valor máximo es 100. A la inversa en el caso de las bajadas. Se dice que el oscilador está saturado cuando el precio sigue con su impulso, pero el RSI ya no puede seguir su dirección.

Para cerrar la operación no utilizaremos el RSI. Como hemos comentado en artículos anteriores, cada indicador técnico tiene su utilidad. El RSI nos puede indicar buenos puntos de entrada, pero si lo utilizamos para señalar las salidas corremos el riesgo de cerrar la operación antes de tiempo. Por este motivo, para cerrar la operación es preferible utilizar un stop de seguimiento que nos permita aprovechar al máximo el movimiento.

Adaptar el RSI a nuestra estrategia de trading

El cálculo del indicador RSI está basado en los promedios de los movimientos individuales al alza o a la baja de los sucesivos precios de cierre. El creador de este indicador, Welles Wilder, utilizaba 14 precios de cierre diarios para calcularlo. Los 14 periodos, junto con los niveles de 30 y 70 mencionados antes, es lo que podríamos llamar los parámetros de configuración estándar del indicador. 

Ahora bien, dependiendo de nuestra estrategia de trading, siempre podemos calibrar los indicadores técnicos para ajustar mejor sus señales con el activo y el marco temporal que buscamos operar (la mayoría de plataformas de trading permiten ajustar los indicadores según nuestras necesidades).

Uno de los parámetros que podemos ajustar es el periodo de cálculo del RSI. Cuanto más corto sea el periodo de cálculo, más sensible es el oscilador y más rápido llega a tocar niveles extremos. Por el contrario, cuando mayor es el periodo de cálculo del RSI, menor es la volatilidad del oscilador.
En el ejemplo del gráfico 2 se ve la diferencia entre un RSI clásico de 14 periodos RSI(14) y un RSI de 7 periodos RSI(7), ambos aplicados sobre el mismo activo financiero. 

El otro posible ajuste se refiere a los niveles. Estos niveles pueden ser los clásicos de 70 para sobrecompra y 30 para sobreventa o cualquier otro nivel que se adapte mejor a nuestra estrategia de trading. Por ejemplo, si subimos los niveles a 80 y 20 tendremos menos señales, pero en teoría con una mayor fiabilidad por señal.

Además, tomando como base el RSI se pueden crear indicadores más personalizados como por ejemplo el Estocástico del RSI, o utilizar el concepto del RSI para aplicarlo al AD Line.

Natalia de la Fuente: Trader. Directora de estrategiastrading.com

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.