El Ibex-35 acelera al final y cierra en los 8.665 puntos con el apoyo del Dax y Wall Street

bolsa

La apertura fue volátil, sin una tendencia clara, pero a partir de las diez de la mañana, los inversores apostaron decididamente por las compras, aunque al Ibex-35 le costaba atacar la cota de los 8.600 puntos que se le habían escapado en la sesión anterior. A partir de las dos y media de la tarde, sin embargo, comenzó una fuerte subida que le llevó a terminar la jornada en máximos intradiarios, en los 8.665 puntos, lo que supone una revalorización del 1,20%. El indicador español no estaba por encima de los 8.600 puntos desde el 27 de julio. Se encuentra en su nivel más alto, además, desde el 23 de junio, la fecha del referéndum británico, jornada en la que el selectivo terminó el día en los 8.885,30 puntos. Son ya cuatro las jornadas consecutivas de ascensos que encadena el selectivo español.

En el selectivo español, únicamente un valor terminó en negativo: Endesa, que retrocedió un 0,32%. Y sólo otro no se unió a las ganancias: Acerinox, que terminó en tablas. 

En verde, el más rentable fue Indra, que ganó un 2,33%, seguido de Amadeus, que también subió más de dos puntos porcentuales. Después, BBVA, que se anotó un 1,93%. Técnicas Reunidas, por su parte, avanzó un 1,84%, mientras que Dia se anotó un 1,74%. Las ganancias de Telefónica, CaixaBank, Mapfre, Inditex, IAG, Mediaset, Sabadell y Ferrovial rondaron el 1,5%. También más de un 1% se anotaron entidades financieras como Bankinter y el Santander. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Ezentis fue el que más ganó, con una subida del 11%, seguido de Coemac, que subió un 6,25%. Tecnocom y Naturhouse avanzaron más de un 5%. En rojo, Urbas, que perdió un 9%, seguido de OHL, que retrocedió otro 4,62%. 

El Dax alemán tiró del carro europeo, que aceleró una vez que hubo recuperado el 20% desde sus mínimos de febrero, lo que implica que ha entrado en mercado alcista, según el análisis técnico.  Así, el indicador germano terminó la jornada con una fuerte subida del 2,50%. Fue el índice más rentable de todos. Después, lejos, el PSI-20 de Lisboa, que se apuntó un 1,47%. El Cac 40 francés prácticamente imitó el resultado del selectivo español. Más atrás se quedó el Ftse 100 británico, que avanzó un 0,62%, mientras que el Ftse Mib de Milán se apuntó un 0,31%. 

En el Eurostoxx 50, únicamente dos valores terminaron en negativo y los dos italianos: Enel y Eni, que retrocedieron un 0,29% y un 0,15%, respectivamente. Sólo otro esquivó las subidas: Anheuser Busch, que cerró en tablas. Los más rentables, mayoritariamente alemanes: Münich Re, que ganó un 5,70%, seguido de Fresenius y BMW, que subieron más de un 3%. 

El apoyo de Wall Street y los datos macro

A su vez, Wall Street ayudó a Europa a subir con su apertura ligeramente en positivo tras las leves pérdidas con las que al final terminó cerrando la jornada anterior. Y eso que los datos que se conocieron en Estados Unidos no fueron brillantes: la productividad no agrícola cayó un 0,5% en el segundo trimestre de acuerdo con datos preliminares, cuando se esperaba una mejora del 0,4%. En cambio, las ventas de comercio al por mayor sí batieron expectativas, al igual que el nivel de inventarios. 

En Europa las referencias económicas también fueron mixtas. Por un lado, en Alemania, la balanza comercial tuvo en junio un superávit mayor del previsto pese a que las exportaciones crecieron menos de lo esperado, mientras que las importaciones crecieron más de lo pronosticado. En el Reino Unido, mientras la producción industrial cumplió expectativas, la manufacturera se situó algo por debajo de lo esperado. La mejor noticia tuvo que ver con las ventas minoristas, que crecieron en julio, frente a la caída anticipada por los expertos. De todas maneras, lo que mayor impacto tuvo en el mercado fueron las declaraciones del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, Ian McCafferty, que anunció la posibilidad de más bajadas de tipos y de más estímulos monetarios si la economía británica sufre un deterioro adicional como consecuencia del 'Brexit'. Ello llevó a la libra a acercarse a los mínimos históricos por debajo del nivel de 1,30 dólares que marcó justo después de conocerse el resultado del referéndum por la salida de la UE. Además, la rentabilidad del bono británico a diez años bajó hasta nuevos mínimos históricos por debajo del 0,6%. 

En general, vimos nuevas caídas en los rendimientos de la deuda europea, que día tras día marcan nuevos mínimos históricos. La de España se mantuvo por debajo del 1% pero no se alejó mucho más de ese 0,99%. Mientras, la rentabilidad de la deuda italiana bajó hasta el 1,10%. El rendimiento del bono alemán a diez años pasó al -0,08%. También a la baja se movió el interés de la deuda americana: desde cerca del 1,6% hasta el 1,56%. 

Para explicar el buen comportamiento de los mercados no hay que pasar por alto los datos que se publicaron en China: el IPC de julio se relajó del 1,9% previo al 1,8%, de acuerdo con lo esperado por los analistas, mientras que el índice de precios de producción redujo su negatividad al pasar de un -2,6% hasta el -1,7%, cuando se esperaba que se situara en el -2%. Esto último implica que la deflación se modera. 

El euro, por su parte, cogió fuerza respecto al billete verde, para colocarse por encima del nivel de 1,11 unidades. 

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, se mantenía en tablas, hasta los 45,4 dólares, tras la fuerte subida de la sesión de ayer. También plano el barril de West Texas, que se movía en el entorno de los 43 dólares.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.