Bolsas: optimistas vs pesimistas

La batalla está servida en las bolsas entre los que ven más cerca el control de ómicron y los que temen más restricciones para contener la variante

El mercado está dividido. Y con razón. Tanto los optimistas como los pesimistas cuentan con argumentos de sobra para convencer a sus oponentes. 

La batalla está servida estos días en las bolsas entre los inversores que, como han anunciado Pfizer y Biontech, confían en que un ciclo de tres dosis de su vacuna Covid-19 sirva para neutralizar ómicron.  

Publicidad

Y los que temen que los gobiernos sigan tomando medidas restrictivas para frenar la propagación del virus, como ha hecho Boris Johnson en el Reino Unido. 

Las imágenes esta semana de los partidos de Champions League disputados en Munich y Salzburgo sin público han sido muy duras. Parecía que los estadios sin aficionados eran ya cosa del pasado. 

Pero esos encuentros en los que precisamente participaban dos equipos españoles, el Barcelona y el Sevilla, han recordado que los peores días de la pandemia pueden volver, que no se han ido definitivamente

Publicidad
Publicidad

Las bolsas alternan subidas con bajadas 

Por eso, estos días en las bolsas se alternan las subidas con las bajadas, unos días triunfan los optimistas y otros los pesimistas. 

Como apunta Guy Miller, estratega de mercado de Zurich Insurance, “en el corto plazo, ver hacia dónde van los mercados es un auténtico desafío”. 

Aunque es cierto que hasta el momento parece que son los optimistas los que se van imponiendo, porque la mayoría de los índices mundiales han recuperado ya los niveles perdidos a finales de noviembre, cuando desde Sudáfrica se anunciaba la irrupción de ómicron y las acciones se derrumbaban. 

Estos índices vuelven a situarse otra vez muy cerca de máximos históricos. 

La excepción del IBEX 35 

Sin embargo, nos encontramos con algunas excepciones, como la del IBEX 35, que está todavía lejos de regresar a los niveles del mes pasado. 

Cayó a plomo en los últimos días del mes desde los 8.800 a los 8.300 puntos y, de momento, sigue penando por los 8.400 puntos. 

Publicidad

Si miramos el lado positivo, es muy posible, porque hay mimbres para ello, que se produzca el rally de fin de año. 

Y dado el retraso que acumula el indicador español es posible sea uno de los destacados, porque cuenta con mayor recorrido. 

Una tregua en la batalla entre optimistas y pesimistas 

En cualquier caso, estaba batalla de los optimistas y pesimistas tendrá una tregua a partir de hoy. 

De nuevo el mercado quedará paralizado a la espera de que se publique el IPC de los Estados Unidos de noviembre. Las previsiones apuntan a una escalada hasta las cercanías del 7 por ciento. 

Publicidad

Si se cumplen los cálculos de los analistas los precios se situarán en el 6,8 por ciento, desde el 6,2 por ciento marcado en octubre. 

De reojo, los inversores también mirarán otras citas importantes en los Estados Unidos, como la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, que perderá fuelle en diciembre. 

El dato que anticipa el consenso del mercado es de 67,1 puntos, frente a los 67,4 registrados en noviembre. 

Antes se conocerá el IPC alemán, aunque aquí parece que se repetirá el mismo dato de octubre, por lo que quedará fijado en el 5,2 por ciento. 

Publicidad

Y vuelven los bancos centrales 

Estas cifras abrirán las puertas a las reuniones de los bancos centrales de los días 15 y 16 de diciembre. Son las grandes citas que tienen apuntadas los inversores para los próximos días. 

Estamos hablando de cifras (las del IPC) y de hechos (las decisiones que adopten los bancos centrales tras tener estos datos sobre la mesa). 

A partir de ahí optimistas y pesimistas volverán a la carga, a hacer interpretaciones sobre la eficacia de las vacunas contra ómicron o sobre la naturaleza de esta variante. 

Pero serán los bancos centrales estadounidenses y europeos los que finalmente decanten la balanza. 

En portada
Publicidad
Noticias de