BBVA gana un 64 % más hasta septiembre tras disiparse el impacto de Garanti

El BBVA obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.797 millones de euros hasta septiembre de 2016, por encima de las previsiones de los analistas, un 64,3 % más que un año antes, debido al impacto que tuvieron entonces operaciones como la integración del banco turco Garanti.

En rueda de prensa, el consejero delegado de la entidad, Carlos Torres Vila, ha explicado que BBVA seguirá recortando plantilla y oficinas, pero de forma "natural", sin hacer ERES, sino a través de salidas pactadas y prejubilaciones, en respuesta a la automatización del trabajo.

El banco prevé la salida de unas 2.000 personas este año, y el cierre de otras 100 oficinas, explicó Torres Vila, que insistió en que "no hay ningún plan adicional", además de las salidas ya previstas en el marco de la integración de CatalunyaCaixa.

Esta operación ha supuesto ya el cierre de 463 sucursales y la salida de 1.556 personas, a las que se sumaría ahora unas 400.

El consejero también insistió, como el resto de sus colegas, en que España necesita un Gobierno estable que pueda seguir tomando medidas y añadió que los tres grandes retos económicos del nuevo Ejecutivo serán elevar la productividad, seguir con las reformas estructurales entre ellas la laboral, y racionalizar el gasto público.

En cuanto al sector financiero español, aseguró que las fusiones son una buena forma de reducir costes, algo muy necesario en el actual entorno de bajos tipos y escasa rentabilidad, aunque BBVA no tiene previsto hacer nuevas compras, tras Unnim y CatalunyaCaixa a no ser que la operación tuviera mucho sentido.

Torres Vila se refería a la posibilidad de que la nacionalizada BMN saliera al mercado en lugar de fusionarse con Bankia, como parece que tiene previsto el Estado, una operación que ha sido muy criticada estos días por los banqueros españoles, que considerarían más justo abrir una subasta para adjudicar BMN como forma de proteger la sana competencia en el sector.

Y de esta forma, opinó, también se aseguraría el buen uso de las ayudas públicas que recibió el sector y se contribuiría a que se recupere todo lo posible.

Volviendo a las fusiones, ha descartado que una nueva ronda de fusiones en España lleve a crear bancos demasiado grandes como para caer, lo que se conoce como "too big to fail".

En este sentido, ha recordado que el entorno ha cambiado mucho, ya que ahora a las entidades se las exige más colchones de capital y otros instrumentos que pueden absorber pérdidas, además de esquemas de protección, y planes de resolución.

Preguntado por el impacto que tendrá en las cuentas del banco el recorte del dividendo anunciado hoy por Telefónica, donde tienen un porcentaje de en torno al 5 %, Torres Vila ha explicado que será de unos 95 millones y se notará en 2017.

En cuanto a las cuentas, Torres Vila ha explicado que la diversificación geográfica ha sido una de las grandes fortalezas de BBVA, y se ha mostrado satisfecho con la evolución de las distintas áreas, pero sobre todo con su potencial.

La entidad ganó 936 millones en España, el 5,2 % menos, aunque si se tienen en cuenta las pérdidas de 350 millones registradas por la unidad inmobiliaria, el resultado se reduce a 586 millones.

En este área, las ventas de activos sumaron en el trimestre 3.189 unidades, con un precio total de 230 millones, o 4.572 unidades y 381 millones, si se suman las ventas de activos en balance del promotor.

Pero el gran motor de las cuentas siguió siendo México, que aportó 1.441 millones (-5,3 %) en tanto que en Estados Unidos la entidad ganó 298 millones (el 24,3 % menos); otros 464 millones en Turquía ( 30,6 %) y otros 576 millones (-17 %) en América del Sur, incluida Venezuela.

En cuanto a las cuentas globales del grupo, el consejero considera que "ha sido un buen trimestre, con un crecimiento sólido en los ingresos recurrentes, control de gastos y estabilidad de los indicadores de riesgo", y añade que la entidad ha logrado ya el objetivo de capital marcado para 2017.

A cierre de septiembre, el crédito a la clientela sumaba 422.844 millones, el 0,8 % menos, una cartera con un ratio de morosidad del 5,1 %, frente al 5,6 % de un año antes.

Los depósitos de los clientes también cayeron ligeramente, el 1 %, y se situaron en 385.348 millones.

En cuanto a la solvencia, la ratio CET1 -que mide el capital de máxima calidad- "fully-loaded", que adelanta futuros impactos de la normativa de Basilea III, se situó en el 12,3 % frente al 11,7 % del año anterior.

La entidad continuó elevando su base de clientes digitales un trimestre más y a cierre de septiembre ya sumaban 17,2 millones, tras crecer un 20 %. De ellos, 11 millones interactuaron con el banco a través del móvil, lo que supone un 41 % más.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.