El largo declive de Prisa del que huye Telefónica

Prisa pierde el apoyo de Telefónica y alarga su travesía por el desierto bursátil. El grupo editor cotizó a 20€, ahora se vende por 0,68€ la acción

La venta anunciada por Telefónica el jueves del 7,076 por ciento de su participación en Prisa a Global Alconaba por más de 34 millones de euros pilló a una parte del mercado desprevenido ante la rapidez en el cierre de la operación, pero no sorprendió.

Fuentes del mercado apuntaban como motivo principal para la considerable reducción de Telefónica en el capital social de Prisa a las prolongadas desavenencias de la empresa de telecomunicaciones con el consejo de administración del grupo de medios.

Publicidad

La realidad, no obstante, es que al margen del agotamiento frente a los juegos de poder vividos en el fuero interno de Prisa, Telefónica lograba con esta venta reducir a prácticamente el mínimo su participación en una empresa que lleva demasiado tiempo desangrándose.

Y es que Prisa, que salió a bolsa en el año 2000 a un precio de 20 euros y llegó a formar parte del IBEX 35, tuvo que ver cómo Telefónica celebraba este jueves una venta de sus títulos con una prima del 17 por ciento, al cerrar la operación en 0,68 euros por acción, 10 céntimos por encima del precio marcado por los títulos de la compañía de medios al cierre de la jornada del miércoles.

PRISA (PRS)PRISA (PRS)

0,012,38 %
0,52

Publicidad

Una salida de Prisa exclusivamente política

"Desde el punto de vista de Telefónica, la venta es poco significativa a nivel financiero", explicaba a finanzas.com Juan Peña, analista de GVC Gaesco.

"Al final, 34 millones de euros para Telefónica suponen muy poco. La operación estaba contabilizada en el balance de cuentas por 28 millones, y la consiguen sacar por 34. Bueno, hay una mínima plusvalía, una mínima reducción de deuda... Pero como digo, para Telefónica es una operación que financieramente, en cuanto a valoración o rendimiento bursátil, es insignificante", añadía.

Publicidad

Para Peña, si bien la operación podía celebrarse en el seno de Telefónica por esta prima conseguida en su venta, parte del poco impacto de la noticia en el valor de la compañía dirigida por José María Álvarez-Pallete es que las pérdidas ya estaban contabilizadas.

"Evidentemente, han perdido mucho dinero en su inversión porque esto viene de 2012 y creo que han invertido más de 130 millones de euros desde entonces. Pero bueno, ya se había contabilizado, así que está asumido", apuntaba.

El verdadero alivio para Telefónica, por tanto, llegaría al apartarse de batallas de mucho desgaste, tanto con la propia directiva de Prisa, como con otros accionistas.

"Telefónica había tenido ciertos debates con el management de Prisa, entonces, es una manera de salir de ahí y quitarse estos líos corporativos", apuntaba el analista.

Publicidad

Unos debates internos a los que alude Peña que en 2020 se llevaron por delante al anterior presidente de Prisa, Javier Monzón, y que más tarde derivaron en una nueva pelea fratricida para impedir que el grupo audiovisual francés, Vivendi, aumentara su poder en el grupo.

Cambiarlo todo para que no cambie nada

A pesar de estos juegos de tronos vividos en las entrañas de Prisa, el experto de GVC Gaesco valoraba positivamente la sustitución de Telefónica por Global Alconaba como cuarto máximo accionista del capital social de la compañía de medios.

Y la razón para esta valoración positiva era, principalmente, que Global Alconaba es "un accionista totalmente alineado con los intereses de la directiva de la compañía"

El administrador único de Global Alconaba es Andrés Varela Entrecanales, un empresario con fuertes lazos con la industria de medios.

Publicidad

Varela es antiguo socio de Imagina Media, el conglomerado empresarial responsable de la fundación de La Sexta, e hijo de Manuel Varela, ex miembro del consejo de administración de Prisa.

Su primo, por otro lado, es el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales.

El remplazo de Telefónica por otro accionista español en el capital social de Prisa, por tanto, supone mantener a raya a un Vivendi que no abandona su idea de ampliar su presencia en el sector mediático español.

El movimiento, asimismo, refuerza un plan estratégico presentado por Prisa para los próximos años que, si bien recibió el beneplácito de los expertos en primera instancia, no logra revitalizar la valoración del grupo.

La cotización de Prisa, que acumula pérdidas del 1,69 por ciento en lo que va de año, y del 32,56 por ciento interanuales, respondió positivamente en las primeras horas tras el anuncio de Telefónica.

Publicidad

Con el avance de la sesión, sin embargo, su rebote se moduló, devolviendo el precio de sus títulos a un margen inferior a los 0,6 euros.

Un desplome histórico

Prisa, que celebró su Capital Markets Day el 25 de marzo, logró cerrar a principios de 2022 un acuerdo de refinanciación de su deuda que animaba mínimamente su balance, después de firmar en 2021 un resultado neto negativo de 90,5 millones.

Pese a que el resultado neto del grupo de medios mejoraba las pérdidas de 121,9 millones de euros registradas el año anterior, suponía un agujero que incidía en el mal desempeño acumulado por la compañía en los últimos años, que destrozaron su cotización.

El fuerte desplome de Prisa comenzó en 2008, cuando que la empresa perdió casi un 80 por ciento de su valor.

Desde ese momento, su descenso fue menos pronunciado, pero continuó inexorablemente hasta llevar una cotización que en su momento fue de dos dígitos, y ahora acumula diez años cotizando en un solo dígito.

En los últimos cinco años, Prisa perdió más del 65 por ciento, sustituyendo un valor cercano a los dos euros por el entorno de los 0,6 euros actuales.

La nota positiva para el grupo de medios y sus accionistas, al menos, es que el consenso de analistas ofrece un precio objetivo cercano al euro para sus acciones.

Con su refinanciación en la mano, y habiendo llevado a cabo unos cambios importantes en su estructura, Prisa cuenta con el beneplácito de parte del mercado para recuperar una mínima parte del terreno perdido.

Hasta entonces, la compañía que en su momento se codeó con los más grandes de España, seguirá peleando por convencer a los inversores. Telefónica, eso sí, prefirió ver el desarrollo de los acontecimientos desde la barrera.

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de