Los Amodio cierran la auditoría de Abengoa sin fecha para la oferta

El grupo Caabsa (hermanos Amodio), Ultramar y Abengoashares revisan la auditoría de Abengoa, pero dejan sin fecha la oferta vinculante para "evitar presiones"

La oferta por Abengoa capitaneada por el grupo mexicano Caabsa, propiedad de los hermanos Amodio y dueños de OHL, tiene ya sobre la mesa la ‘due diligence’ (auditoría) encargada al despacho de abogados Pérez-Llorca y que también contó con el apoyo de KPMG. 

Publicidad

El resto de implicados en la, hasta la fecha, oferta no vinculante por la sevillana, EPI Holding/Ultramar EnergyAbengoasahres revisan ahora toda la documentación para presentar su propuesta final. 

Una propuesta que, según informaron a finanzas.com fuentes de los ofertantes, no tiene fecha fija de presentación puesto que los diferentes actores siguen recibiendo diferentes informes que están a la espera de valoración. 

Los Amodio no quieren presiones con Abengoa

Hasta que no se termine con la revisión de toda la documentación, la oferta no será presentada como vinculante. Además, no quieren fijar una fecha para “evitar presiones innecesarias de terceros que no vienen al caso pues estamos en un momento más delicado de la historia de Abengoa”, señalan las mismas fuentes. 

Y es que, en la última reunión entre la plantilla, la dirección de la multinacional y los representantes sindicales se informó a los trabajadores que la oferta de TerraMar, el otro fondo interesado en la ingeniera, estaría ya formulada y la de los Amodio llegaría en la semana del 17 al 21 de mayo. 

Publicidad

Las fuentes consultadas declaran que, aunque no se puede descartar que se presente a lo largo de la semana que viene, no se ha comunicado a actor alguno de la empresa, ni siquiera, una horquilla de tiempo para la presentación por lo que “no entendemos a qué responde señalar dichos días”

Publicidad

El 21 de mayo vencen los vencimientos de deuda 

La semana transmitida a los empleados que desarrollan su actividad en la sede de Abengoa en el campus de Palmas Altas en Sevilla coincide con el enésimo aplazamiento de pago de deuda logrado por el consejo de administración con los acreedores y proveedores.

El viernes 21 de mayo es el día de vencimiento de los instrumentos de deuda NM2 y fuentes conocedoras del proceso concursal de Abengoa explicaron que un nuevo aplazamiento “siempre es posible puesto que hay dos interesados por la sociedad y ya se ha perdido la cuenta de los aplazamientos anunciados desde agosto”. 

A esta afirmación se agarran también desde la oferta méxicano-española: “Si el aplazamiento no llega pues entraría definitivamente en concurso, lo que tampoco debería ser un problema para que el administrador concursal acepte nuestra oferta”, explican estos ofertantes. 

Publicidad

Abenewco1 solo puede agarrarse a los fondos

El consejo de administración de Abengoa, presidido por Juan Pablo López Bravo, transmitió a todas las partes que sin la entrada de algún fondo que tomase las riendas de la compañía la salvación de Abenewco1, la receptora del rescate por aglutinar el negocio y los activos valiosos de Abengoa, es inviable. 

Por ello, según fuentes de la compañía, la dirección siempre buscará aplazar los vencimientos con los acreedores y proveedores hasta que llegue la oferta en firme y desde el consejo de administración ven con buenos ojos ambas ofertas. 

López Bravo y su equipo, con la consejera Margarida de la Riva Smith como número dos, mantuvieron reuniones tanto con TerraMar como con los Amodio. La oferta de TerraMar, fondo de estadounidense, era la preferida del consejo al haber negociado con ellos directamente, pero la del grupo Caabsa contaría con apoyo desde el Gobierno lo que habría cambiado la visión de López Bravo. 

La SEPI tiene la última palabra del rescate

Abengoashares, la sindicatura de accionistas de la sociedad que aglutina el 21,3% del capital social, siempre señaló que la Sociedad Estatal de Participaciones industriales (SEPI), dependiente del Ministerio de Hacienda, prefiere la oferta en la que ellos participan al tratase de “inversores que ya controlan una empresa en España (OHL) y que han demostrado que tienen una visión a largo plazo y no van a despiezar la empresa”. 

Según esta plataforma, la intención de TerraMar es “desguazar” la sociedad para venderla por “piezas” y el consejo de administración “lo sabe”. Pero la relación de este grupo de inversores con López-Bravo ha cambiado y de ahí también que la dirección del grupo vea de otra manera a los Amoodio. 

El caso es que los dos ofertantes solicitan a la SEPI 249 millones de euros, si hubiese sido un millón más la decisión sobre el rescate la hubiese dictaminado la Comisión Europea. Por tanto, será la SEPI, en caso de querer rescatar a la empresa, quien tiene la última palabra y decida qué fondo se queda con Abenewco1

Publicidad

Dos ofertas similares para Abenewco1

Las ofertas de ambos fondos son muy similares y pasan por una aportación total de 200 millones de euros dividida entre inyecciones iniciales directas y créditos más una ampliación de capital de 50 millones de euros para hacerse con el 70% de Abenewco 1. 

El 30% restante se repartiría entre los principales acreedores como el Banco Santander o los fondos KKR o Blue Montain, mientras que el Gobierno aportaría 249 millones desde la SEPI, hasta 230 millones en créditos del ICO y 300 millones en avales de CESCE.

Según se desprende de las dos opciones, el Estado no tendría participación alguna dentro del nuevo grupo, mientras que era el segundo accionista de Abengoa a través de la Secretaría de Comercio desde el Fondo de Reserva de los Riesgo de la Internacionalización. 

La gran diferencia entre TerraMar y los Amodio con Ultramar son los accionistas minoritarios de Abengoa. Mientras que TerraMar no los contempla en su ecuación, en la del Caabsa se repartirían por igual el 70% entre los fondos y los pequeños inversores, un 35% del capital social para cada uno. 

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de